domingo, 21 de junio de 2015

¿EL CUENTO DE LA LECHERA?

En los comentarios de la anterior entrada ponía una tabla en el que partiendo de dos datos (porcentaje de ahorro sobre el salario y rentabilidad por encima de la inflación) se obtenía año a año la cobertura de gastos que se lograba con la rentabilidad obtenido (que no incluye sólo dividendos). Esa cuenta suscitaba algo de debate.



Voy a desarrollarlo un poco expresando en primer lugar el funcionamiento de la misma para que todos puedan construirla.


1.- Funcionamiento de la tabla.

  • Primera comuna: número de año.
  • Segunda columna: salario neto anual ingresado en la unidad familiar.
  • Tercera columna: ahorro neto anual. Esta es la primera de las variables que hará que esta tabla no le valga a todo el mundo. En mi supuesto pondré una capacidad de ahorro del 30%, que es lo que puse en los comentarios de la anterior entrada.
  • Cuarta columna: capital al inicio del año.
  • Quinta columna: rendimiento obtenido en el año. Esta es la segunda de las variables. Yo he supuesto en este ejemplo un rendimiento por encima de la inflación del 8%. El rendimiento que he puesto es por tanto el 8% del capital inicial del año más el 8% de la mitad del ahorro de dicho año (he supuesto que el ahorro es más ó menos lineal en el año, que se invierte y que por tanto aproximadamente se saca el 8% de la mitad de dicho ahorro… ó el 4% del total).
  • Sexta columna: capital a final del año = capital inicial + ahorro del año + el rendimiento del año.
  • Séptima columna: cobertura de los gastos = (rendimiento obtenido en el año ) / (salario neto anual – ahorro neto anual)… ó lo que es lo mismo, es el porcentaje de los gastos de casa anuales que son cubiertos  por la revalorización de la cartera.
  • Octava columna: Meses = (rendimiento obtenido en el año ) / ((salario neto anual – ahorro neto anual)/12)… ó lo que es lo mismo, es el número de meses de los gastos de casa que son cubiertos por la revalorización de la cartera.



2.- Entradas de datos

En realidad esta tabla da el mismo resultado en las columnas 7 y 8 (las que miden el grado de cobertura de la “Independencia Financiera” para todo aquel que ahorre un 30% de su salario y saque un 8% sobre la inflación.

El que gane 100.000€ y el que gane 30.000€… ambos llegarán a la vez a obtener el mismo nivel de vida que tenían si consiguen ahorrar el mismo porcentaje de su salario y el mismo rendimiento post-inflación.

¿Son realistas estos supuestos del 30% de ahorro y el 8% sobre la inflación?.  Supongo que el más cuestionado será el segundo de ellos; sin embargo a mi me parece más discutible el primero.

Y me explico: pongo el 30% de ahorro porque yo llevo algunos años teniendo un % superior. Sin embargo la vida evoluciona… alguien de 30 años incrementará normalmente sus gastos más que alguien de 50 años. Hijos, coche, casa… como dice el filósofo de la comunidad nuestro Pobre Pecador (pago derechos de autor si hace falta, pero a base de cervecitas en Malasaña):

Os recuerdo que aquí estamos solo  de paso, que tenemos solo una vida, UNA SOLA.  Todos nuestros esfuerzos se centran en ahorrar todo lo posible para una jubilación, repito yo también...y ahorro todo lo que más o menos creo que puedo ahorrar...Podría más , pero para eso me tendría que alimentar de sopa todos los días y alumbrarme con una vela...así llegaría antes a mi objetivo, ¡Nos sájodío!.”

Pues eso: que lo normal es que la curva de gastos suba con los años hasta que los hijos acaben los estudios. Si el salario hace lo mismo que el sueldo, bien, si no complicado. Y lo de la casa es otro asunto que puede hacer que más de uno “tenga que comenzar de nuevo”. Normal.

Voy con el segundo de los datos: la OCU lleva un 14,84% de rendimiento desde 1990… y después de impuestos. Si ponemos una inflación promedio del 5% (que es bastante), eso da un 10% de rendimiento por encima de la inflación. Bestinver llevaba un 16% si no recuerdo mal, aunque eso es sin pagar impuestos.

En cualquier caso no parece descabellado sacar un 8% por encima de la inflación si se tienen buenas inversiones… la mayor dificultad aquí no la veo en tener buenas inversiones (que también), sino en tener la capacidad de mantener el dinero en renta variable. Si te quiebran la moral con una bajada del 20% ó del 30% entonces eres carne de cañón porque cuando deberías comprar como un loco estarás vendiendo.

Lo que es complicado es que para no vender sólo puedes invertir en renta variable lo que NO vayas a necesitar nunca. Y si tienes previsto tener hijos o comprar una casa o … entonces vas a necesitar tu dinero antes o después y una bajada del 40% te puede quebrar la moral.


3.- Resultados obtenidos.

Con estos datos sale que hasta el año 17 no se obtiene más del 100% de la IF. Si se pone un ahorro del 35% y un rendimiento del 10% saldrían “sólo” 12 años.  Fijaros que llega un momento en el que cada año se logra cubrir un mes más de gastos con los rendimientos… de ahí el título de la anterior entrada: “Cada año un mes mejor”.

En cambio si ahorras sólo un 10% del salario, no puedes aspirar a la IF aunque saques un rendimiento del 10% sobre la inflación hasta el año 25… seguramente antes te jubilarás, aunque con un complemento decente para la pensión.

Otro caso: si por ejemplo tienes una casa en alquiler que te renta (después de descontar gastos) el equivalente a 3 meses de gastos y decides mantenerla… entonces tu IF se logra cuando obtengas rentas para cubrir los otros 9 meses. Con el 30% de ahorro y el 8% de rendimiento descontada la inflación saldrían 14 años.

Así que ya sabes: mira el porcentaje de ahorro que realmente puedes invertir en bolsa porque nunca lo vayas a necesitar (asegúrate de que es realista en relación a tu etapa vital), búscate un buen asesoramiento, templa tus nervios, sitúate en qué año de la tabla estás ahora y buen camino.


Sed buenos… si podéis,

27 comentarios:

Finanzasmania dijo...

Hombre, 70.000€ en gatos es un margen de seguridad que no esta nada mal

Un saludo

Alvaro Musach dijo...

Da igual el nivel. Pongo 100.000 y 30% de ahorro xq es redondo.

Lo importante es el % de ahorro y la rentabilidad.

Cazadividendos dijo...

Hola, Álvaro,

Un ejercicio muy interesante. Yo ese 8% después de inflación e impuestos lo veo bastante exigente, por lo menos con una estrategia basada en dividendos. Entiendo (o mejor dicho, estoy seguro) que tú apuestas más por revalorización. Lo dicho, me estáis llevando al lado oscuro...

Un abrazo,
CZD.

Alvaro Musach dijo...

Bueno amigo Luis,

Más que exigente lo que creo que es difícil es aguantar al mercado. La OCU lleva casi el 15 desde 1990...

Pero claro, si necesitas la pasta no puedes ni debes jugarlo todo a bolsa... y entonces ya no tendrás ese rendimiento. Eso lo veo más complicado que el 8%.

Para reflexionar.

Cazadividendos dijo...

Por eso precisamente voy a hacer un mix dividendos / value siguiendo a la OCU. Tantos años seguidos haciéndolo tan bien no pueden ser casualidad...

IF Roberto Carlos dijo...

Hola a todos,

completamente de acuerdo en que lo importante es el % de ahorro y el % de rentabilidad.

- % de ahorro:
Cuando trabajaba tuve años de ahorrar más del 30%, sobre todo cuando hubo épocas de tener que viajar y hacer horas extra. El truco estuvo en ahorrarlo en vez de gastarlo "porque me lo merecía".

- % de rentabilidad:
La OCU tiene todo el mérito.

Saludos

Pobre Pecador dijo...

Hola Álvaro...me ha gustado lo de filósofo, je,je,je.
Me voy a cambiar el nombre por "Pobre Pensador".

Yo siempre he pensado y así lo expreso siempre que puedo, que para mi es imposible llegar a la IF, pero que para un bonito complemento , sí que me llegará...si no me lo pulo todo en cervezas, claro.

Yo el año pasado sí pude invertir casi un 30% de lo ganado y este año , espero superar el 20%...pero es muy difícil para mi, mantener esos porcentajes, porque mi sueldo no da para más, a menos que me alimente de sopas, je,je,je.

Saludos y gracias por mencionarme...

Alvaro Musach dijo...

Amigo RC,

Efectivamente son las dos claves. Yo centraría la discusión en un interesante correo que me llegaba de una lectora que me decía que había comprado casa… y que se sentía como que ahora tenía que empezar de nuevo.

Los ciclos vitales funcionan. Y si no es la casa son los hijos que nacen o que hay que mandarlos a estudiar a una universidad en las chimbambas… o puede ser peor: una necesidad de cuidados por salud tuya o de familiares.

Si tienes el 100% del ahorro metido a bolsa tienes que tener los nervios de hierro y también un poco de suerte. Hay cosas que se pueden prever, como lo de la casa de esa lectora… e incluso que se pueden retrasar algo en espera de un momento de ciclo positivo… pero otras cosas no se deben demorar porque o son urgencias sobrevenidas ó son oportunidades que no hay que dejar pasar.

Que ganas tengo de irme para tu “pueblo”,

Alvaro Musach dijo...

Pobre Pecador, si es que tienes más razón que un santo. O disfrutas el camino o no merece la pena.

Se trata de no delpilfarrar en chorradas innecesarias (que el 80% de las veces son inducidas) y en apreciar muchas de las cosas comunes que hacemos: como las cañas con los amigos, que no son tan caras.

Y con un 20% de ahorro se puede llegar muy lejos.

Tomy dijo...

Hola Alvaro, como siempre aportando luz para centrarnos en el camino, luz y claridad sobre lo que significa poder acceder a esas rentabilidades objetivo, no apto para todos los perfiles. Siempre has intentado explicar desde el comienzo del blog cual es la cantidad que se debería arriesgar en RV, en tu caso se ve que lo tienes claro y lo afrontas sin problema como única via para acceder a rentabilidades decentes, pero a muchos otros nos cuesta llegar a porcentajes prefijados aunque hayan sido establecidos con criterios conservadores. Actualmentes estoy sobre el 33% de RV pero con un plan de incremento constante hasta el objetivo marcado, que en mi caso será del 53%.

Cuando hablas de la rentabilidad obtenida por la cartera de la OCU o de Bestinver hay que matizar que en el caso de que hubiésemos obtenido esas rentabilidades, éstas habría que ponderarlas a la parte correspondiente de la masa inversora que hubiéramos dedicado a ellas salvo que hubiésemos sido unos temerarios y pusiéramos el 100% del capital en ellas. Por eso para alcanzar el 8% hay que estar preparado para asumir cierto riesgo como no puede ser de otra manera.

Saludos

Alvaro Musach dijo...

Hola Tomy,

Si ahorras un 20% pero por las circunstancias personales solo puedes poner la mitad en bolsa, a efectos de estas cuentas debes considerar un ahorro del 10%.

Y más vale ser honestos en esas cuentas y no poner más de lo que se puede y debe.

Sed Buenos,

Antonio dijo...

Efectivamente, la idea principal queda clara y ahorrando el 30% y obteniendo la rentabilidad del 8% en esos años consigues cubrir tus gastos tanto si ganas 30 como 100. Pero los de ciencias sabéis mejor que los de letras que modificando una variable de la fórmula el resultado cambia. Y como decía Alejandro Sanz y aquel político Simancas, No es lo mismo ganar 30 que 100 porque siempre es más fácil llegar a esas cuotas de ahorra ingresando más que menos. Y tampoco es lo mismo, conseguir ese 8% de rentablidad que un 16%, y otra variable muy importante que nada tiene que ver con el dinero y quizá sea la que más puede influir, la personalidad de cada uno. El sentirse seguro con casi el 100% de tus ahorros en bolsa y aguantar estoicamente los vaivenes. En eso nuestro amigo Roberto Carlos, creo que tiene más temple que José Tomás jajaja y como decía Paramés en una conferencia lo primero si esa personalidad no es la tuya, búscala o cómprala, haz algo porque sin buenos cimientos la casa se tambalea.

Y en lo de disfrutar de la vida, totalmente de acuerdo. El tiempo es el activo más valioso que tenemos y disfrutar del camino también es un factor importante para aguantar mejor las turbulencias.

Pd. Jefe, que te vaya bien con tus Vodafone. La OCU confía mucho en sus posibilidades y seguramente no estén muy equivocados. Yo de momento continúo acumulando liquidez y ojeando por ahí.

Saludos.

IF Roberto Carlos dijo...

Hola Antonio,

te aseguro, que como vea un toro de cerca, corro más que Usain Bolt. jajajaja.

Saludos.

Alvaro Musach dijo...

Amigo Antonio, ¿para que te voy a decir que no, si es que sí?.

Cuanto más ganas más fácil es ahorrar un porcentaje mayor... siempre que no endeudes indebidamente (hay quien gana mucha pasta y se lo funde en coches tipo Porsche y luego están en la ruina cuando quiebra su empresa; alguno conozco... no es figurado). Pero coincido con tu pensamiento.

Lo de mi entrada en Vodafone: tras dar alguna vuelta a fondos y conferencias de Bestinver y demás decidí aplicar el sistema KISS => Keep it simple, stupid. Así que me dije: ¿cuál es la acción que tiene la OCU en consejo de compra, con mayor peso en su cartera y que yo tenga?... y salió Vodafone.

Y quise aprovechar la semana de descuentos de junio.

También hice una entrada menor en BME al ver que la sacaron en un número de la semana pasada. Poca cosa.

Doc dijo...

Hablando de la OCU....
Antes e podían ver los números atrasados de OCU inversiones en su web, pero desde hace unos meses no lo consigo...
¿Alguien sabe algo al respecto?

Saludos

Alvaro Musach dijo...

Doc, no sé si en los de inversiones habrá cambiado algo. En los de "fincas y casas" yo no puedo ver el último número, pero sí me puedo descargar el de hace 4 números (noviembre 2014).

Prueba a irte más para atrás.

Adolfo Ruiz dijo...

Esta entrada sigue el debate que tuvimos en la anterior y ahí di mi opinión al respecto.

Una cuestión relacionada es eso del aumento de gasto. Yo soy del perfil ese que comentas de una persona soltera de 30 años que tiene unos gastos pequeños y un empleo relativamente bien pagado para cómo está el percal. Llevo la vida que quiero y ahorro más de ese 30%. Eso sí, doy por supuesto que en el futuro mis gastos se incrementarán, ya que si supiera que iba a vivir toda mi vida con el dinero que vivo ahora me planteaba mi carrera profesional de otra forma.

Mi estrategia es tener un dinero suficiente en liquidez como para poder vivir en el medio plazo; digamos que dos años (a pesar de que seguro que no me echarán del trabajo en menos de un año). Ese es el colchón. El resto es lo que pudo invertir y lo voy metiendo poco a poco en fondos porque me aburre solo pensar en analizar una empresa. La gracia está en que me olvido del dinero que meto en los fondos, al igual que me olvido del dinero que me cuesta una moneda. Si dentro de 30 años abro la hucha, ya veré entonces qué tal se ha dado.

Claro está que hago la suposición implícita de que todos los años conseguiré ahorrar; sea mucha o poca la diferencia, la idea es ingresar siempre más de lo que gaste. Y si en algún momento puntual no lo consigo, para eso tengo el colchón.

Por cierto, mis cuentas las hago con un 3% de rendimiento por encima de la inflación. Así tengo un margen mayor.

Pero para mí el problema que me estoy planteando es otro: ¿cómo gasto mi dinero? Me explico:

Entiendo que solo tiene sentido privarse de unos bienes en el presente si eso implica tener unos bienes en el futuro (que los disfrutaremos nosotros o a quienes ayudemos), que previsiblemente serán mayores. La gracia está en que yo soy muy feliz gastando poco y no echo de menos ni tener un coche ni tener una casa de 100 metros cuadrados ni beber vino de 40 euros la botella. Con mi nivel de gasto estoy contento y si tuviera hijos es evidente que aumentaría pero tampoco me veo comprándoles todos los años la última videoconsola que salga al mercado.
A mí lo que me encantaría sería "comprar mi tiempo", pues es algo que valoro mucho. Hay mil proyectos que me entusiasman y me da pena no poder desarrollar muchos de ellos porque tengo que trabajar. Eso no significa que no me guste mi trabajo, pero también me gustan otras cosas. Por ejemplo, me gustaría programar un videojuego que tengo en mente (podría intentar comercializarlo) o viajar unos meses por Asia. Son planes que en el corto plazo no puedo hacer porque mi principal cliente, que es la Universidad de Tallín, considera que tengo que trabajar para ellos 40 horas a la semana.
Para mí lo ideal sería decir, por ejemplo: "cada 80.000 euros que tenga ahorrados me tomo un mes más de vacaciones al año" (es un ejemplo, pero ya veis la idea). De esta forma la reducción de mi sueldo la compensaría con el incremento de mis rentas pasivas y conseguiría una "jubilación paulatina". El problema está en que ningún trabajo acepta esta idea; nadie puede llegar a una empresa y decir que solo va a trabajar 7 meses al año y si se le da bien dentro de 3 años solo trabajará 5 meses. La solución tampoco es ser autónomo. Es posible que en algunos sectores se pueda hacer algo semejante, pero no conozco a nadie que pueda decir a sus clientes que de mayo a octubre se busquen a otro que les proporcione sus servicios.

¿Ideas al respecto? Llevo un buen tiempo dándole vueltas...

Saludos,
Adolfo

Alvaro Musach dijo...

Amigo Adolfo,

La idea de cambiar dinero por tiempo y hacerlo poco a poco es estupenda, pero yo no conozco un trabajo donde te permitan llevarla a cabo... igual lo hay, pero yo no lo conozco.

Me encantaría trabajar 9 meses y librar 3 aun a costa de reducir un 25% mi sueldo.

Fíjate que lo que yo estoy sembrando es hacerme útil en la Universidad para que cuando pueda pegue el cambio de mi bien pagado trabajo actual pero intenso en líos y responsabilidad... a un trabajo bastante peor pagado pero con muchas menos horas y más vacaciones. Igual estoy equivocado, pero creo que el de profesor es uno de los trabajos que precisamente más tiempo te deja disponible para ti mismo.

Al menos en mi experiencia, que me pagan por horas impartidas es así.

Un saludo,

Cazadividendos dijo...

Pero hay fórmulas pensadas para cambiar tiempo por dinero y no las utilizamos.

En mi trabajo tengo un compañero que por defeecto se toma un mes de permiso sin sueldo en verano. Es una situación que contempla la legislación, no sé si el estatuto de los trabajadores o el convenio de mi sector, pero me extrañaría que sea algo de mi sector porque a nivel de condiciones es de los peores...

El caso es que, a pesar de que está mal visto, lo hace cada año y NO PASA NADA. Muchas veces nos montamos películas de que si hacemos esto o aquello habrá represalias y normalmente es mucho más sentido. A mi empresa le interesa rebajar el número de trabajadores en verano porque hay menos trabajo y a mi compañero le interesa hacer unas vacaciones más largas para dedicarlas a la familia. ¿Está mal visto? Sí, pero les interesa a los dos.

Un abrazo,
CZD.

Adolfo Ruiz dijo...

Bueno, la academia está llena de investigadores que llevan diez años sin tomar unas vacaciones "de verdad" (es decir, estarse una semana sin trabajar nada). La investigación está mal pagada y tiene un horario muy flexible, pero también está llena de marrones. Habla con cualquier catedrático y verás lo que te dice. Al final se dedican gestionar presupuestos y personal a pesar de que cobran la mitad de lo que ganarían en una empresa por hacer lo mismo. Yo por ahora estoy en la parte divertida de la investigación (es decir, investigar) el día que tenga que dedicarme a la gestión me plantearé seriamente si es lo que quiero hacer. El salto de sueldo desde mi posición a la de un catedrático tampoco es tan alta (quizá 1200 euros al mes o así).

Si lo que quieres es solo dar clase, no sé si alguna universidad lo aceptará. Al menos no creo que una universidad pública lo acepte, de las privadas ni idea.

Otra opción que barajo es simplemente tomarme un tiempo entre un contrato y otro. Es decir, en vez de buscar un contrato para cuando se me acabe el de Tallín, dejar que acabe, estarme unos meses con proyectos propios y luego buscar otra cosa. Lo malo es que la academia es extremadamente competitiva y eso está de todo menos bien visto.

En Tallín tengo dos meses al año de vacaciones. No me quejo. De hecho, mis vacaciones son la envidia de los postdocs de cualquier sitio.

Saludos,
Adolfo

Alvaro Musach dijo...

Mi experiencia es con Universidad privada; dónde efectivamente si me permiten sólo dar clase (de hecho no podría dedicar más tiempo).

Vaya suerte lo de los dos meses de vacaciones. Todo un chollo ¡¡¡.

Lemuel Gulliver dijo...

Un post muy interesante. Te sigo desde hace tiempo, aunque no había comentado nunca. Me alegra ver por aquí a mi admirado Roberto Carlos, jeje.

Lo que plantea Adolfo de flexibilizar el tiempo de trabajo en función de las posibilidades de cada uno sería una gran idea si se consiguiera implantar en el ámbito de la empresa y también en la administración pública. Y creo que en algún momento se llegará a ello. En USA, con su gran diversidad, aun habiendo gente que trabaja de sol a sol, también existe mucha flexibilidad, y al empresario no le duelen prendas en negociar con un trabajador valioso formas de flexibilizar su trabajo.

Recuerdo haber leído varios ejemplos de blogueros de la IF en USA que, próximos a llegar a la IF o ya en ella, piden el finiquito y el empresario les ofrece seguir trabajando por temporadas o incluso de forma totalmente remota desde otro país.

Creo que sería algo muy beneficioso tanto para la empresa como para el trabajador, se mejoraría la productividad, se obtendría un mayor compromiso y todos contentos. Pero mientras aquí siga primando el "presencialismo" y el "echarle horas", no avanzaremos mucho.

Lemuel Gulliver dijo...

Hablando de Administración Pública, tema que conozco un poco, aprovecho para mencionar lo desastroso que resulta esa especie de igualitarismo mal entendido que supone que todos los trabajadores de igual categoría cobren lo mismo, independientemente de su rendimiento, implicación o, simplemente, cumplimiento de sus obligaciones.


En cuanto al tema principal del post, para mí, personalmente, lo difícil es la obtención de ese porcentaje de rentabilidad y el mantenimiento de la inversión en el tiempo, tratando de ignorar el "timing". Me da miedo pensar que todo está muy caro y que está a punto de bajar, o, por el contrario, perderme la siguiente subida. La naturaleza humana en estado puro, jeje: miedo.

Un saludo desde la Gallaecia!

IF Roberto Carlos dijo...

Hola Lemuel Gulliver,

no te conozco, pero gracias.

Saludos

Alvaro Musach dijo...

Gulliver,

Si en la empresa no prima la meritocracia de verdad, mi opinión es que todo se contamina. Es cómo poner la nota media de un examen a toda la clase. Los que se esfuerzan más dejarán de hacerlo.

Muy de acuerdo en lo de la flexibilidad: me encantaría trabajar 9 meses y librar 3 aun a costa de reducir un 25% mi sueldo. Ojalá evolucionemos hacia allí... pero hoy por hoy eso está muy lejos. Al menos en mi empresa.

Lemuel Gulliver dijo...

Roberto Carlos, te encuentro por foros y blogs desde hace tiempo. En alguna ocasión te escribí un mensaje privado en un foro. Ojalá alguna vez podamos conversar con más calma, en algún encuentro en vivo por estas tierras, como se ha mencionado en otro blog.

Álvaro, pues sí, ojalá evolucionemos hacia esa flexibilidad y meritocracia. Hoy por hoy, casi puede decirse que no prima ni la mediocridad, a la vista de lo que sale por la tele... Me temo que más chavales sueñan con triunfar en un reality que con sacarse un doctorado en el MIT.

Fercogestion dijo...

Creo que después de la crisis estos ahorros son imposibles, es que los salarios son tan bajos que no dan para nada. Ahora sí, si te quieres ahorrar en la hipoteca, por ejemplo, entra a un simulador de hipotecas para ver cuánto pagarás al mes y con quien te saldrá más económico.