martes, 21 de octubre de 2014

ACERCA DE LA VOLATILIDAD

En el último mes hemos visto al Ibex pasar de 11.000 puntos a 9670, para el último día tener un rebote de casi el 3%. Nadie sabe qué hará el mercado a corto plazo y por ello es difícil acertar en estas situaciones.
Hay quien se alegra de las caídas porque o bien está fuera del mercado esperando precios baratos, o bien en el futuro va a ser netamente inversor. Y hay otros a quienes las caídas le matan porque está completamente invertido e incluso con dinero que va a necesitar a corto plazo (3 a 5 años)… y no digamos los que están apalancados.
La regla fundamental es la de nunca meter en bolsa más del doble de lo que estás dispuesto a perder durante un periodo de 3 a 5 años. Por ejemplo si puedes prescindir de 30.000€ en dicho periodo, podrías llegar a invertir un máximo de 60.000€.
¿Porqué lo del 50%?. Porque es difícil que vayas a perder más del 50% si tomas unas mínimas medidas de seguridad, como una adecuada diversificación y seleccionar valores con cierta calidad. Sobre la diversificación se ha hablado largo y tendido en este blog. Sobre la selección de valores de calidad, copiando los valores principales de los mejores y desechando ideas marginales de sólo algún fondo (por ejemplo Metavalor en Gowex) creo que es fácil también acertar... o por lo menos no errar demasiado.
Existe una corriente de opinión que dice que los jóvenes son los que se deberían alegrar de las caídas ya que les queda mucha vida inversora por delante… y que por el contrario los mayores deberían aborrecer las caídas ya que no dispondrán de tanto tiempo para esperar a la recuperación o de nuevos ingresos que aportar en las caídas de mercado. Es similar al pensamiento de que los jóvenes deben invertir más en renta variable que los mayores.
Yo no estoy del todo de acuerdo con lo expresado en el anterior párrafo. La clave creo que es la regla de los 3-5 años. Un joven puede necesitar su dinero por ejemplo para la educación de sus hijos ó para comprar una vivienda ó para… y en ese caso debe cuidarse muy mucho de las caídas de mercado. Y una persona mayor puede tener ya la vida absolutamente resuelta y darle igual lo que haga el mercado… si cae ya recuperará… y si desgraciadamente no le da tiempo a verlo, pues lo verán sus hijos.
Lo deseable sería que el mercado subiese de forma constante ese 8% que dicen que sube de promedio a muy largo plazo. Pero eso en la vida real no ocurre, así que debemos adaptarnos a los alti-bajos sin permitir que la avaricia (o la falta de prudencia, para el que lo prefiera) nos haga arriesgarnos más allá de lo que nuestro perfil de riesgo nos lo permita.
Os voy a poner algunas frases de “EL Inversor Inteligente” de Benjamin Graham:
o   Hemos sugerido, como orientación fundamental, que el inversor nunca debe tener menos del 25% ni más del 75% de sus fondos en acciones ordinarias, con la correspondiente proporción inversa de entre el 75% y el 25% en obligaciones…
o   No podemos ofrecer al inversor unas reglas fiables para que pueda reducir su cartera de acciones ordinarias al mínimo del 25% e incrementarla prosteriormente hasta el máximo del 75%...
o   Todo ello nos lleva a recomendar a la mayoría de nuestros lectores lo que puede parecer una fórmula excesivamente simplista de 50-50. Con este plan, el principio orientador sería el de mantener un reparto lo más parecido posible entre obligaciones y acciones…
Es el libro que más me ha influido en mi forma de enfrentarme a los mercados y de los pocos que he leído más de dos veces. Lo recomiendo enormemente.
En mi caso particular he subido esa fórmula recomendada por Graham un escalón de un 25%, pero eso se debe exclusivamente a mi caso y circunstancias particulares. Jamás podría ser una recomendación general.
Recomiendo que cada uno reflexione honestamente sobre estas cuestiones y una vez establecido su porcentaje de inversión adecuado tienda a moverse más bien poco sobre el mismo. No sabemos si en los próximos meses seguiremos lateral, subiremos un montón o caeremos al abismo; pero tener está reflexión realizada y adecuar nuestras inversiones conforme a ella nos ayudará a afrontar el futuro de mejor forma.

Actividades para el próximo mes:
Estoy ya dedicando alguna energía a preparar el presupuesto familiar del año que viene. Lo previsible es que el año que viene invierta en el mercado cerca del doble de lo que he puesto este año. La razón es que simplemente dedicaré menos esfuerzo a reducir deuda. Si esto es así debería desear con fuerza una caída generalizada del mercado… pero siempre molesta ver caer tu patrimonio. Y por otra parte como al mercado le dará igual lo que yo piense, pues qué más dará.
Por otra parte en poco tiempo tendremos disponibles los informes de cierre del tercer trimestre de los fondos que sigo. Suelen salir a cierre del siguiente mes, así que en unos diez días entraré en la CNMV y me tocará trabajar para ver qué ha ocurrido en estos tres meses. Alguno sé que ya ha salido, pero preferiré esperar a tener todo.
Por último hay que ir pensando en el cierre de año y los movimientos que vayamos a realizar de cara a reducir la carga fiscal. En mi caso es muy posible que venda Sainsbury, ya que es la única acción en la que tengo pérdidas significativas y así aflorando fiscalmente dichas pérdidas reduciré la factura de mi amigo Cristóbal por las fuertes plusvalías afloradas en Tubacex y Alba.
En cualquier caso iremos haciendo camino.
Sed buenos si podéis,

12 comentarios:

inversorsensato dijo...

Excelente post, donde como siempre prevalece el sentido común. Las menciones a Graham hacen el resto
Un abrazo,

Títere... ¿con cabeza? dijo...

Hola Álvaro, como siempre un placer leer una de tus entradas.
Me parece genial que no te canses de repetirnos lo que llevas haciendo desde el primer día: tener claro nuestro nivel de riesgo... Creo que es la clave de todo.
Me surge una duda de completo novato que soy:
Dices que vendes Sainsbury para reducir la carga fiscal de Tubacex y Alba, vale, comprendido, pero... ¿no estas perdiendo más con una venta por debajo de su valor que lo que vas a desgravarte? Supongo que dependerá de lo que hayas ganado con la venta, por supuesto, pero veo que Sainsbury está tremendamente castigada y que parece que ha empezado a remontar vuelo.
¿No sería más rentable pagar "al fisco" a razón de la venta y esperar a recuperar algo del dinero perdido?
Si la pregunta es demasiado simple perdonáme, pero como en muchas otras cosas referentes al mundo bursátil, aun estoy en pañales.
Salu2

Graham dijo...

Álvaro,

¿Los cálculos de rentabilidad que haces son contando con lo que pagas a Hacienda?

Por que si no entiendo que sería mejor estar en un fondo, donde sólo pagas cuando vendes ¿No?

Gracias por el estupendo blog.
Un saludo.

Tomy dijo...

Gracias Alvaro por centrarnos y ayudar a que no perdamos el norte en estos momentos de volatilidad.
Una de las cosas que hacía estrepitosamente mal era fijarme en uno o dos valores simplemente por comentarios de otros y entonces les hacía un seguimiento férreo, no habïa nada más en el mundo, compraba y vendía por pura intuición hasta que se dieron el batacazo y me quedé con cara de tonto. Digamos que especulaba sin tener ni pajotera idea de lo que estaba haciendo. Lo único que hacía bien era comprometer poco porcentaje de mis ahorros.

Para comprometer más tu nos enseñas a seguir una estrategia que limite el componente emocional, que no es fácil

Sócrates de Atenas dijo...

Como siempre, gracias.

Alvaro Musach dijo...

Voy por partes: Titer con cabeza,

Nunca sabes si aciertas o no aflorando las minusvalías fiscalmente al vender, por el simple hecho de que sabes qué va a hacer la acción en el futuro.

Te pongo un ejemplo con números groseros: compras a 100€ una acción y llega diciembre y está a 80€. Como estas en 2014, las acciones tienen de menos de un año tributan a tu marginal (pon un 40%) y las de más de un año al 21% que es el tipo básico del ahorro.

En este caso son acciones de más de un año (peor para mi) que quiero usar para compensar ganancias también de más de un año. Equivale a recuperar el 21% de mi pérdida del 20% (x la caída de la acción de 100€ a 80€).

Así que si vendo gano de golpe 4,1€ ... que es el 21% de mi pérdida. O visto de otra manera... dejo de tributar x ganancias de Tubacex en esos 20 € que he perdido... y como esas ganancias tributarían al 21% pues te salen los 4,1€ que te ahorras de tu factura fiscal.

La limitación fiscal es que no puedes volver a comprar esa acción en los próximos dos meses. Si lo hicieses no te permitirían anotarte la minusvalía. Si que puedes comprarla pasados los dos meses y también puedes comprar una empresa similar ya que siempre hay correlación (Morrison, Tesco, etc...).

Si crees que la acción va a subir más de esos 4,1 € en dos meses no hagas nada. Si la acción la consideras un error que hoy no comprarías, véndela y recuperas parte de la pérdida. Si la volverías a comprar pero dudas de que en dos meses vaya a ganar 4,1€... entonces vende y compra de nuevo a los dos meses (y si sufres mucho compra mientras tanto una acción de la competencia).

Si la acción tiene menos de un año el beneficio de la operación es aún mayor, ya que te quitas al tipo marginal (en el ejemplo el 40%) en lugar del 21%.

Espero que se entienda.

Pd: el año que viene parece que no habrá distinción entre más de un año y menos de un año. Además el primer tramo del ahorro pasa del 21% al 20%.

Alvaro Musach dijo...

Amigo Graham,

Procuro ser muy escrupuloso conmigo mismo a la hora de medir el rendimiento. No lo hago por ver si soy mejor o peor que fulano, eso me da igual... lo hago por ver si soy o no mejor que otras formas de inversión. Porque si no lo soy entonces estoy haciendo el idiota.

Si no soy mejor que los fondos que eligiría, entonces mejor dejo de dedicar tiempo a esto y cedo mi dinero a la industria de los fondos. Así dejaría de destruir valor haciendo el payaso.

Si no soy mejor que los índices, entonces me compro un fondo referenciado a los índices o un ETF adecuado y dejo de hacer el idiota.

Por eso trato de ser muy honesto conmigo mismo.

El tema da para un post. De forma resumida trato de simular la forma de medir el rendimiento de un fondo, con un valor de la participación, suscripciones, reembolsoso, etc...

Sobre los princioios que preguntas: la cartera siempre valorada a precios de mercado (lo de las plusvalías o minusvalías latentes es una memez); los dividendos los valoro por el importe NETO.

Sobre los dividendos: pierdo algunas plumas al valorarlo en neto y no en bruto, ya que parte de las retenciones las recuoero luego por el IRPF (al menos los primeros 1.500€ de la retención en España y parte de la retención fuera de España). Pero me da pereza tener que estar viendo si se me sale de los 1.500 primeros euros o ver que parte voy a recuperar de la retención en origen. Y puestos a vorarlo en neto o en bruto, prefiero hacerlo en neto aún a costa de perder algún punto.

Además el año que viene, como no va a haber devolución de esos 1.500€ será ya muy cercano a la realidad. Si seguiré perdiendo alguna pluma, pero ya menos, porque recuperaré más de retenciones en países extrajeros.

Sobre el capital lo valoro a precio de mercado igual que hacen los fondos. Sé que no tienes la posibilidad de los traspasos, pero eso no deja de ser diferir el pago de impuestos, nunca evitarlos. Y por la misma regla de tres si nunca vendes una acción tampoco pagas. Además si vendes un fondo pagas de golpe y te retienen un % de la ganancia... con lo que te encuentras con menos de lo que pensabas en neto.

En ese caso creo que lo más honesto es por valor de mercado, nunca por la cuenta fiscal.

Así que acciones por el valor en bruto y sin embargo dividendos por el neto (por lo que ingreso de verdad en la cuenta).

Un saludo,

Anónimo dijo...

Hola Álvaro, tengo una duda, la relación 75% RV y 25% RF lo realizas sobre el capital invertido o sobre el valor actual de mercado??

Un saludo. Javier

Alvaro Musach dijo...

Siempre a precios de mercado Javier. Así rebalanceas cuando el mercado se mueve.

Si el mercado sube mucho y te alejas de la ecuación pasas renta variable a fija. Si el mercado cae mucho y te alejas de la ecuación pasas renta fija a variable.

Eso te ayuda a ser valiente cuando hay miedo y a ser precavido cuando todo es euforia.

Un saludo,

Títere... ¿con cabeza? dijo...

¿Cómo ves la operación de tratar de ahorrarse un dinerillo con el dividendo de Endesa ahora que hacienda aún nos deja?¿le ves mucho riesgo a la operación?
A mi es que Endesa me da mucho yu-yu.
Saludos

Alvaro Musach dijo...

Para hacer el lavado del dividendo me parece una operación muy buena. Lo del lavado lo expliqué el año pasado en una entrada de fiscalidad que puse en diciembre.

Yo lo haría siempre y cuando tuviese un marginal elevado.

Eso sí... ha vendido Latinoamérica a precio de amigo a Enel. Eso es malo. Y la acción se está comportando muy bien estos meses de turbelancias. Supongo que se deberá en parte a que muchos estarán comorados para pasar los dos meses necesarios para no tributar por el dividendazo.

Y por eso mismo creo que después del mismo habrá una fuerte presión vendedora. Así que si lo haces, mi opinión es que va de de entrar y salir zumbando. Te ganas el diferencial entre tu marginal y el 21% (que cobrarás cuando hagas la declaración y te pague mi amigo Cristobal).

Por debajo del 40% de marginal no lo haría. No creo que merezca la pena el riesgo.

Títere... ¿con cabeza? dijo...

Como siempre mil gracias MAESTRO.
Coincido 100% con tu valoración y es exactamente el yu yu que me estaba dando, porque después de la barbaridad de des capitalización con Enel y la "casualidad" de repartir el dividendo el día 28 (así entrarían en la desgrabación del dividendo antes del año fiscal) pues como que me da miedo que me la puedan jugar.
Además, una empresa en la que haya estado Blesa como consejero después de ver que tipo de persona es...
Gracias Álvaro, como siempre un placer.