martes, 10 de septiembre de 2013

VALORACIÓN DE INTEL


A mediados de junio analicé la empresa BMW y nos salía un escenario promedio de rendimiento del 8,1%, uno optimista del 18,4% y como propietario saldría una rentabilidad del 11,3% y una rentabilidad adicional sobre beneficios retenidos del 16,2% anual. Concluíamos que BMW era una buena acción que merecía ser tenida en cuenta y no sé si por acierto o por casualidad pero desde aquello la cotización ha pegado un impulso al alza de cerca del 13%. A esto le ayuda que BMW sigue cumpliendo sus previsiones y batiendo record de ventas de automóviles…
En la misma entrada hablábamos de la dificultad de detectar una acción con este potencial cuando en el año 2009 la empresa casi entró en pérdidas, pasando de un beneficio de casi 5€ en 2007 a 0,3€ en 2009…
Y apunté a una situación parecida, salvando las distancias, para el caso de Intel. Veamos Intel.
Intel está reduciendo su beneficio desde el 2011 como consecuencia de un error estratégico y es que es el número 1 del mundo en procesadores para ordenadores, pero llega muy tarde al mercado de las tablets y teléfonos. Aparentemente ha subestimado o al menos no ha sabido triunfar en el mercado de las tablets y móviles…y eso está dinamitando sus ventas.
La dirección de la empresa se ha caído del guindo y parece que reacciona, habiéndose adjudicado un contrato con Samsung. Parece un muy buen primer paso para comerse este mercado que cuenta con la garantía de ser el mejor del mundo en el mercado gemelo destinado a ordenadores. No me cabe duda de que es una mala noticia para su competencia, que vivía muy bien mientras Intel les dejó solos en ese nicho tan jugoso.
Los procesadores para PCs suponen el 65 de las ventas y los procesadores para servidores el 20%
Con ese error estratégico el beneficio está en caída y su cotización renquea:
Poniendo los datos en forma gráfica (beneficios y dividendos en la escala de la izquierda y cotización media anual – un poco “a huevo” – a la derecha queda lo siguiente:



Vemos como el beneficio cae ostensiblemente a partir del auge de las tablets, que están comiendo mucho nicho de mercado a los ordenadores personales y en consecuencia a su negocio principal.

El PER de la empresa ha estado muchos años por encima de 22 y ahora está en 12… hay sangre… y quizás sea el momento de entrar.
Veamos la valoración como “rentista” – de forma estricta:
Si aplicásemos de forma estricta la metodología explicada ya veríamos que en estos años, Intel ha pasado de un beneficio de 1,57 $/acción a uno estimado para este 2013 de 1,85 $/acción… es decir que el beneficio ha crecido a razón de un escueto 1,3% anual compuesto… muy poco.
Sobre el dividendo y en línea con la filosofía americana de cuidarlo mucho vemos que ha pasado de un dividendo de 0,07 $/acción a 0,90 $/acción… es decir un aumento compuesto del 21,7% … pasándose de un payout ridículo en el año 2000 a casi el 50% en la estimación de este año.
Así que si aplico estrictamente estos ratios al beneficio y dividendo del último año saldría lo siguiente:
Crecimientos
Compuesto
2014
2015
2016
2017
2018
Beneficio
1,3%
1,87
1,90
1,92
1,95
1,97
Dividendo
21,7%
1,10
1,33
1,62
1,97
2,40


Y el flujo de caja si comprásemos la acción hay y la vendiésemos en el 2018 al mismo PER sería el siguiente:
Flujo caja
2013
2014
2015
2016
2017
2018
Compuesto
-21,77
1,10
1,33
1,62
1,97
26,55


Esto me da una TIR del 9,3%... pero deberíamos notar que llegaríamos a pagar más dividendo que el beneficio del año… lo cual no es muy realista y si la empresa redujese el pago del dividendo posiblemente pesaría mucho en la cotización.

Nota al margen: ojo con las estrategias basadas sólo en crecimiento constante del dividendo. Sólo tienen sentido si ese crecimiento es sostenible… y sólo será sostenible si lo que tiene crecimiento constante es el beneficio.

Si aplicase una reducción del dividendo de forma que “sólo” supusiese un payout del 50% y repitiese los números me saldría una TIR del 6,3%... me quedo con esta para este escenario.
Sin embargo esta valoración es muy probable que sea excesivamente pesimista ya que estamos haciéndolos considerando que Intel que no consigue pegar un bocado al mercado de las tablets y mi sensación es que el fabricante número 1 de microprocesadores en el mundo está llamado a ser también el número 1… o como mucho el 2 en tablets.
Veamos ahora la valoración como “rentista” – valores medios.
Si considero la variación porcentual del beneficio de esos 13 años y calculo por ejemplo su mediana (valdría también la media), me saldría un crecimiento del beneficio del 20,8% anual y un crecimiento del beneficio del 12,5% anual (esto sí es un crecimiento del dividendo sostenible).
Si confiase en que la dirección de Intel va a dar la vuelta a su fallo estratégico y que conseguirá mantener este ritmo promedio de crecimiento… entonces me saldría este escenario:
Crecimientos
Mediana
2014
2015
2016
2017
2018
Beneficio
20,8%
1,95
2,36
2,85
3,44
4,16
Dividendo
12,5%
0,90
1,01
1,14
1,28
1,44


Y si comprase hoy y vendiésemos en el 2018 al mismo PER tendríamos el siguiente flujo de caja:
Flujo caja
2013
2014
2015
2016
2017
2018
Mediana
-21,77
0,90
1,01
1,14
1,28
87,20


Esto daría una TIR magnífica del 34,7%. Mucha tela para un escenario que no parece demasiado descabellado.
Aunque ya tenemos datos suficientes, completemos el análisis con la valoración como propietario:
En este año 2013 pagamos 22,67$ por una acción que nos da en este mismo año un beneficio de 1,85$, es decir un beneficio inicial como propietario del 8,3%.
Parte de ese beneficio me lo entregarán en forma de dividendos y otra parte se lo guardará la empresa para tratar de aumentar los beneficios año a año… sin embargo en los últimos años vemos que no han tenido mucho acierto al invertir este dinero y por ello le aplicaré únicamente un crecimiento adicional promedio del 2,3% (calculando el aumento del beneficio del promedio de los últimos cinco años, frente al del año 2000).
Conclusiones:
Si pensamos que la empresa seguirá haciendo su negocio igual que hasta ahora -centrándose sólo en los PCs- entonces hemos estimado una rentabilidad del 6,3% a nuestra inversión… hay inversiones con un ratio más atractivo de riesgo-beneficio donde colocar nuestro dinero.
Si pensamos que superarán el bache y volverán a la senda habitual de crecimiento (para lo cual deben triunfar en tablets – incluyendo volumen y margen), entonces tenemos una rentabilidad del 34,7%... desorbitada.
Y si aplicamos la rentabilidad del propietario aplicando el escaso éxito en la inversión del beneficio retenido que se ha demostrado en los últimos años (similar al primer escenario), entonces tendríamos una rentabilidad del 8,3% anual creciendo a ritmos del 2,3% anual.
Si aplicase un criterio prudente de que el primer escenario (pesimista) tiene una probabilidad del 30%, el segundo (optimista) una probabilidad del 40% y el tercero (pesimista también) una probabilidad de otro 30%... me quedaría una TIR del 18%... que no está nada mal.
A mí me gusta, pero puede que me equivoque.
Como dicen los “disclaimer” de los “analistas” esto no es una recomendación de compra ni nada que se le parezca. Cada uno es mayorcito de hacer lo que estime oportuno con su dinerito.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sería interesante comparar los númreos de intel con los de Coca Cola, a la que me parecio que también seguías.

El Inversor Prudente dijo...

EFectivamente la sigo y la tengo comparada.

Intel está de capa de caída, con la cotización en posiciones bajas debido a que el mercado la penaliza por perder terreno en el mercado debido a su mal posicionamiento con las tablets y móviles. Tiene el riesgo de que ese mal posicionamiento aumente y le erosione márgenes en los ordenadores personales o en los servidores... pero tiene la posibilidad cierta de tener la suficiente capacidad para dar la vuelta a la tortilla y comerse una buena parte del pastel. Si ocurre esto último la cotización debería dispararse.

Con estos escenarios salen la dispersión de resultados tan fuerte que pongo... desde el 6% hasta el 35%.

En el caso de Coca Cola la situación es muuuuucho más clara... el beneficio crece a razón de un 12% anual de promedio, el dividendo entorno al 10% y como propietario sale un beneficio inicial bajo (5,3%) pero creciendo al 21%...

Es decir que en el caso de Coca Cola compras una extraordinaria compañía a precios relativamente caros (ahora ha bajado algo la cotización por una cifra trimestral ligeramente por debajo de lo esperado)... pero que es muy segura y fiable en sus resultados. Una acción cómoda en la que estar sentado cuya cotización debería subir al mismo ritmo que sus beneficios.

Diría que es la comañía más globalizada del mundo por lo que el crecimiento mundial le hace de forma natural ampliar ventas. Sus amenazas: temas de salud, obesidad por bebidas azucaradas, etc...

Así que comparas Intel, una empresa barata que se enfrenta a un reto que si lo supera dará grandes beneficios y que si no lo supera puedes llevarte un chasco.... con Coca Cola, una gran empresa, relativamente cara, con la mejor marca, con pocos sustos que llevarte.

Yo tengo las dos.

El Inversor Prudente dijo...

Y añado que en el caso de Coca Cola tampoco tendrás grandes beneficios.


Es como comparar renta fija a corto plazo con renta fija a largo. La primera con menos riesgo pero beneficio más reducido... la segunda con más riesgo y eventualmente más beneficio.

Anónimo dijo...

Muchas gracias inversor por regalarnos tu opinión. Yo llevo algo de intel y hace poco he empezado a seguir coca cola. Verdaderamente con ésta no parece que pueda haber sorpresas, aunque las cifras que da no son demasiado golosas, pues partimos de poco. Pero si finalmente se produce la esperada corrección de las bolsas americanas y le afecta, pues allí estaré yo esperándola.
Alejandro.

El Inversor Prudente dijo...

Las acciones de calidad siempre son más caras... y por comprar Coca Cola pagas la calidad, la marca, etc... pero creo que lo vale.

En mi opinión es una acción a tener muy en cuenta y en la que se puede estar sentado mucho tiempo (que se lo pregunten a Warren Buffet).

Ahora puede que sea un momento bueno de entrada ya que lleva una caída del 10% en el último trimestre... y yo no he parado de beber Coca Colas este verano.

;)