jueves, 19 de septiembre de 2013

EL DILEMA DE LA VENTA DE ACCIONES

Uno de los comentarios que habéis aportado al blog toca un tema interesante: ¿Cuándo vender?. Me he acordado de esa pregunta estos días, viendo como uno de los valores que tengo comprados (el menos prudente de todos) se está desmadrando hacia arriba. Analicemos ese caso que ayudará a completar la pregunta de ¿cuándo vender?.
En concreto se trata del TUBACEX. La compré el día 2 de mayo a 2,18€. Hoy día 19 de septiembre está cotizando en los 3,22€…. Es decir que en poco más de 4 meses lleva una subida del 48% ¡!!.
¿Debo vender y poner a salvo esa gran revalorización?. ¿Debo mantener la acción y dejar correr los beneficios?. ¿Debo poner un stop-loss?. ¿Cómo debo considerar el tema fiscal?. Trataremos de responder a todas estas preguntas bajo el prisma de un inversor prudente.
En primer lugar indicar que Tubacex es el valor menos prudente de mi cartera. Antes de responder a si debo o no venderlo debo pensar en los motivos por los que compré ese valor y pensar si los motivos por los que compré han cambiado o no.
¿Qué vi en el valor el día 2 de mayo cuando lancé la orden de compra a 2,18€?.
Haciendo los cálculos que ya he explicado en otras entradas, la posición que veía de Tubacex era la siguiente:

Como siempre la cotización promedio está un poco “a huevo”. De forma gráfica:


Vemos como la cotización se disparó durante las “vacas gordas” del 2004 al 2007 con tremendas revalorizaciones que llevaron al valor desde 1,5€ hasta tocar los 6€. Una rentabilidad del 300% para quien la haya pillado.
En el pico del 2007 la cotización estaba a casi 6€, pero los beneficios también eran elevados, 0,43€/acción. Nos daba un PER razonable, de 14 veces y todo parecía de color de rosa… y llegó la crisis y el beneficio de la acción se hundió llegando a entrar en pérdidas… y la cotización de la acción se hundió bajando por debajo de los 2€… y el PER de la empresa se disparó…
Y pasado dos años de pérdidas y uno adicional sin beneficio, parece que la empresa vuelve a la senda del beneficio y retoma el pago de los dividendos.
Y en el 2013 me fijo en que una de las tres fuentes en las que me fijo a la hora de seleccionar un valor la recomienda. Y coincide con que la empresa lanza un comunicado de que va a tener un fuerte repunte del beneficio en este año 2013… y entonces hago el análisis que estoy indicando y veo que los cálculos típicos me ofrecían los siguiente:
·         En el escenario “rentista”, es decir viendo como ha crecido el beneficio en estos años y considerándolo lineal (que dista mucho de lo sucedido), saldría un TIR del 2%.
·         En el escenario de “rentista” utilizando la mediana del crecimiento del beneficio de estos años, ya sale un TIR más apetecible del 10,2%.
·         Y en el escenario de “propietario” me sale un TIR inicial del 4,6% sin casi variación en el mismo.
Viendo lo ocurrido en el periodo lo lógico es considerar el escenario segundo, ya que evita que sobrevaloremos la acción en momentos álgidos y que la subvaloremos en momentos como el presente.
Concluyo que la historia puede repetirse… que la acción no es una acción orientada a un inversor prudente, pero que el escenario que elijo con un 10,2% de TIR es más que razonable cuando tengo una promesa por delante de que se repita lo ocurrido del 2003 al 2007…y lanzo la orden de compra.

¿Cómo evoluciona la historia?.
Poco después de la compra la empresa publica el resultado del primer trimestre y triplica al del año anterior. Hablan de buen resultado, de hacer caja y de reducir deuda… todo eso me gusta. La acción sube de golpe a unos 2,7€ (beneficio ya de más del 20%) y luego se va desinflando poco a poco.
En julio dan el resultado del primer semestre y parece que el aumento del beneficio sobre el año anterior es del 75%... la acción sube de nuevo a 2,7€.
Y ahora en septiembre parece que los mercados descubren España y que la cotización se dispara, más por ponerse de moda que por nuevas noticias fundamentales. Y con un beneficio cercano al 50% no puedo evitar preguntarme: ¿debo saltar del tren?.

Situación actual:
Lo primero que debo hacer es preguntarme si la historia por la que compré ha cambiado. En mi opinión lo que ha ocurrido es que la historia está comenzando a repetirse, los beneficios están aumentando y en consecuencia la cotización se está animando.
Si el beneficio de 2013 alcanzase el doble que el del año anterior la cotización debería rondar la del año 2005, es decir los 2,95€. Esa es la situación que tenemos ahora. Si Tubacex demuestra que ese crecimiento es sostenible, podría seguir confirmándose la repetición de la historia.
Por tanto debería decir que antes tenía una TIR del 10,2% y una promesa de que se repita la historia del 2004 al 2007… y ahora tengo una TIR muy pobre del 1,6% (reducida sensiblemente al considerar los precios actuales que encarecerían una eventual compra) y una promesa de que se repita la historia del 2005 al 2007 (la del 2005 y 2005 parece que ya es casi seguro que se ha repetido).
Con esto respondería a la primera cuestión: ¿compraría hoy este valor?.
La respuesta sería un rotundo NO.
No la compraría porque una TIR del 1,6% me parece muy poco margen de seguridad. Es cierto que sigo teniendo una apuesta especulativa de que el valor aún se pueda duplicar. Pero hoy no tengo red de seguridad… y hace 5 meses el bajo precio al que estaba la acción me ofrecía una TIR del 10,2% que me da bastante tranquilidad. Hoy me parecería una compra demasiado especulativa.
Vamos con la segunda cuestión: ¿debería vender el valor?.
Si es un valor que no querría comprar hoy, porque está caro, parecería lógico vender. Renunciaría así a una promesa de un valor que hoy es muy especulativo y podría poner ese dinero en una acción más prudente, como las ya analizadas Intel ó BMW.
Sí, pero…. si vendo llamo a la puerta de Hacienda…. y como tendría un beneficio sustancioso del 50% en menos de un año, me tocará declararlo y tributar por él a mi tipo marginal.
Por tanto si supongo que tengo un marginal del 40%, quiere decir que de cada 100€ de beneficio que considero hoy que tengo, le voy a tener que dar a Hacienda 40€… Es decir que mi beneficio del 50% se va a reducir hasta el 30% [50% de beneficio x (1-40% de mi marginal) = 50 % x 60% = 30%].
Una reducción de mi beneficio al entorno del 30% sería equivalente, en el caso de no vender,  a que la acción cayese de nuevo hasta los 2,83€. ¿Puede ocurrir eso?. Sí. De hecho si ocurriese la acción comenzaría a ponerse barata, la TIR subiría hasta el 4,3% y volvería a ser interesante para considerarla como compra.
¿Y que ocurre si espero a que pase un año?. Pues no sé que hará la cotización, pero si se mantuviese estática sería feliz, ya que pasado un año cotizaría al 21% si forma parte de los primeros 6.000 € que recibimos dentro de la base del ahorro, al 25% hasta los 18.000 € siguientes y al 27% a partir de 24.000€.
Suponiendo que estoy en el segundo tramo, mi beneficio del 50% caería tras la factura de Hacienda al 37,5% [50% x (1-25%)].
Así que el hecho de esperar me rebaja la factura fiscal pasando a tributar del 40% de los beneficios al 25% de los beneficios, o lo que es lo mismo, pasaría de tener un beneficio neto después de impuestos del 30% al 37,5%.
Así que tengo un 7,5% de beneficio adicional por esperar a vender a que se cumpla un año y la promesa (que ya veremos si se cumple) de que los beneficios sigan repuntando y la cotización se aproxime a la del 2007.
Por el contrario tengo que asumir el riesgo de que los beneficios incumplan lo que espera el mercado y que la cotización baje.
Considerando ambos riesgos prefiero esperar.
¿Qué haría en un escenario fiscal diferente?
Si estuviésemos en el anterior marco fiscal, en el que no había diferencia entre la tributación de los beneficios de menos de un año y los de más de un año, la decisión probablemente sería la de vender.
Y esto es porque tengo aversión a la especulación agresiva, precisamente por ser un inversor prudente. Según el valor se encarece pierdes el colchón de seguridad que te ofrecen los precios bajos y debes rotar la cartera hacia valores más conservadores.
Como veis la cuestión fiscal es importante y debe ser tenida muy en cuenta a la hora de elegir si se vende o no. Además en eso cada uno debe ver su caso particular ya que dependerá de su tipo marginal. En principio cuanto más ganes en tu trabajo más incentivo tendrás a esperar a que se cumpla el año y cuanto menos ganes más te dará igual esperar.
Llamar la atención a que no tiene mucho sentido la fiscalidad actual, ya que:
·         Por un lado beneficia a la industria de los fondos al eximiéndoles de pasar por Hacienda cuando se producen “traspasos” y sin embargo las compras (más bien las ventas) directas en bolsa deban pasar religiosamente por caja.
·         Por otro, no tiene sentido que debas andar vigilando la fecha de compra para ver si pagas más o menos a Hacienda.
Para los de Hacienda y compañía: ¿Por qué no dejan de sangrar a los “pezqueñines” que tratan de maximizar sus ahorros?.  ¿Por qué se sigue dejando que las SICAVS tengan tipos ridículos e incumpliendo claramente la ley con falsos partícipes?. ¿Por qué se sigue favoreciendo fiscalmente el ahorro vía fondos (operados principalmente por los bancos)?.
Es la historia de siempre: palos a la clase media. Y no sigo que me cabreo y es malo para la salud.
Como dicen los “disclaimer” de los “analistas” esto no es una recomendación de compra ni nada que se le parezca. Cada uno es mayorcito de hacer lo que estime oportuno con su dinerito.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué casualidad! El otro día comenté en tu blog lo díficil que me parece acertar el vender y lo hacía pensando en dos acciones que tengo, una sonae y la otra tubacex y ahora veo esta nueva entrada, en la que pones a tubacex de ejemplo. Lo cierto es que ambas las compré hace más de un año y tubacex la tengo con una plusvalia de 103% y sonae de 129%, pero como las veo "nerviosas" por subir no acabo de darlas puerta. En fin, otra vez, me ha servido de mucho tu blog.
Alejandro

El Inversor Prudente dijo...

Me alegro que te sea útil.

¿Que has decidido tras superar la frontera fiscal del año?. Ahora es una buena empresa con un precio bastante especulativo y por tanto poco prudente... lo cual no quiere decir que no pueda seguir subiendo...

Creo que en la siguiente entrada voy a volver a hacer énfasis en la gestión del riesgo y en que no nos echen del mercado. Parece que empezamos a vivir la fiebre bursátil en un entorno de recuperación económica y más de uno que acudirá tarde a la bolsa se dejará los dientes a la vuelta de la esquina.

Y es que la bolsa es la escuela más cara del mundo.

Sed prudentes,

Anónimo dijo...

Cuando la compré (a 1,55) ya conocía algo su "solidez", pues es de mi zona de residencia,y a la vista de la recomendación de OCU la miré un poco y me animé. Pensaba venderla cuando la sacara un porcentaje, pues evidentemente no es coca cola y no se adecúa a lo que quiero que sea mi cartera, pero bueno como excepción.
Después la he visto subir y cambiar el consejo de OCU, con lo que pensaba que había llegado la hora. Me paró ver que subía "de forma rara", lo que me daba que pensar que alguien sabe algo que yo desconozco. A raíz de tu entrada y en particular de la relación que haces entre cotización y beneficio -que sé que no es obligatorio que se repita- he mirado con más detalle sus nºs y me parece que llevan una evolución buena aun no agotada, con lo que he decidido seguir con ella un tiempo y ver si se confirman esa evolución. Por un lado, tampoco supone tanto con relación a mi cartera y, por otro, me parece, ahora, que es desprenderse de una empresa con unos porcentajes de mejora trimestre a trimestre muy fuertes. En fin, que compré por una razón y la mantengo por otra, lo que me da que pensar sobre mi estrategia. Alejandro.

Anónimo dijo...

Como no! Hoy se cae Tubacex.

El Inversor Prudente dijo...

Bueno quien sabe lo que hará la acción... si lo supiese iba a estar yo escribiendo... y menos a corto plazo.

Lo que hay que diferernciar muy bien es una acción tipo Coca Cola, que la puedes comprar en alguna bajada que dé y olvidarte de ella durante muchos años para no llamar al fisco y que te retire una parte importante de las plusvalías (mejor que trabajen para tí y no para Hacienda)... de una acción de este tipo, muy nerviosa, donde hay un componente de especulación (que además es más fuerte por lo estrecho del valor).

Ya comenté en la entrada que el punto de entrada era claro... y que sí por mi fuera, si no tuviese el lío de la tributación de menos de un año, cambiaría por una acción más "segura".


Ventajas de vender ahora: pongo a salvo las plusvalías que me queden después de pasar por caja de la garrapata.

Inconvenientes de vender ahora: casi la mitad se la regalo a Hacienda + puedo perderme una eventual subida y quedarme con cara de tonto.

Ventajas de mantener: la garrapata tiene que esperar + puede que la acción siga subiendo (hablo de en los próximos 8 meses, no de mañana) repitiendo la historía ya vivida.

Inconvenientes de mantener: puedo perder lo ya ganado y quedarme también ocn cara de tonto.

Lo que no haría hoy es comprar ahora. Porque no va en mi naturaleza hacer compras excesivamente especulativas.

Como la cara de tonto se te puede quedar en varias de las opciones, diversifica, pon en renta variable sólo aquello que puedas permitirte devaluar un 50% y elige prudentemente en función de tu caso particular.

Anónimo dijo...

Hola. Me encanta la página. Tus entradas son muy útiles. ¿Dónde consigues los datos de cotización media?.

El Inversor Prudente dijo...

La cotización media tiene ninguna ciencia... ya digo en la propia entrada que está hecho un poco a huevo.... simplemente veo el gráfico histórico, elimino posibles splits y contrasplits y lo que a ojo de bien cierto me diga el ojo es lo que pongo como promedio del año.

No es un dato muy útil salvo para ver el PER histórico.

Un saludo,

Anónimo dijo...

Gracias. La verdad es que supongo que tiene una utilidad secundaria, pero pensaba en ver cuál es el "per medio" para saber en que punto está la acción. He encontrado en la web pcbolsa que incluye los per de cinco años (aunque uno es el actual y otro es el estimado del siguiente año). Además, igual valdría para aproximar el valor futuro de la acción o, al menos, una horquilla en base a per mínimo y máximo.

El Inversor Prudente dijo...

Quería poner "a ojo de buen cubero", pero el teclado predictivo del móvil juega a veces malas pasadas si no lo repasas.

Yo hago la serie de unos 10 años para asegurar que rengo un ciclo económico completo. Si puedo desde el año 2000.

Así ves el comportamiento de la empresa con la perspectiva que te da saber que han pasado dos crisis y media y otros tantos periodos de bonanza. Me fijo en beneficios, dividendos, cotización promedio a huevo y de ahí el PER promedio a huevo.

Lo importante sobre todo serán los beneficios y los dividendos pasados. Lo demás es secundario.