lunes, 26 de diciembre de 2011

NO ME GUSTA LA RENTA FIJA

Como comentaba en la  anterior entrada, no me gusta la renta fija... Es mucho más sencillo para mi hablar de renta variable que de renta fija. ¿Por qué?.

Porque el mercado de renta fija corporativa directa está copado por las entidades financieras que lo acaparan para sí mismas vetando al particular su entrada de forma transparente y eficiente. Para invertir en renta fija corporativa el pequeño inversor está condenado a hacerlo vía fondos.

En consecuencia os hablaré de mi experiencia práctica con la renta fija siendo plenamente consciente de que tengo que mejorar mucho mi operativa y mis conocimientos sobre el mundo “seguro” de la renta fija.

En la práctica mi inversión en renta fija es como la del 99% de los españoles: depósitos, valores del estado (letras y obligaciones donde sí se han preocupado algo más de dar acceso al particular) y  fondos de renta fija.

Voy haciendo mis pinitos con la renta fija privada, hablando con algunos agentes de Banca Privada, pero de momento no deja de ser un mero picoteo de información.

También recordad que mi objetivo con el capital destinado al apartado de la renta fija no es ganar dinero, sino no perderlo. El éxito en este apartado es “simplemente” batir a la inflación.


Mi experiencia con la renta fija…

Se puede operar con renta fija de forma sencilla comprando:

·         Depósitos bancarios: asequible a todo el mundo y con rentabilidad cuasi-asegurada.
·         Valores del estado: asequible a casi todo el mundo y con algunos cauces válidos para particulares, pero recomendando mantener los valores hasta vencimiento.
·         Fondos de inversión: asequible a todo el mundo, con rentabilidad desconocida y tanto más variable como mayor sea la duración de la cartera del fondo de inversión.
·         Inversión directa en valores de renta fija privada: sólo si tienes mucha pasta, un banco que te asesora bien y disponibilidad para mantener un mínimo de 10 valores diferentes hasta vencimiento. En la práctica, al menos a día de hoy lo descarto.,


Depósitos bancarios

Inversión máxima que deberíamos tener por titular y entidad: 100.000€, que es lo que tendrías cubierto en caso de que la entidad quebrase. Ojo a las condiciones que puedan poner de aperturas de cuenta, domiciliaciones de nóminas y contrataciones de productos asociados.

En este link se pueden encontrar las mejores ofertas de depósitos: http://www.rankia.com/depositos/portada

Aunque también es cierto que si tienes un capital decente para meter en depósitos (50.000€ al menos), te pones en contacto con tu banco y les preguntas cual es el mejor depósito que te pueden ofrecer al aplazo que tú quieras, te suelen contestar dándote precio. Bankinter al menos lo hace y de hecho cambia de condiciones continuamente, pero siempre te dan bastante más que los pobres depósitos que anuncian en su web.

Una buena opción es ir corriendo de depósito promocional en depósito promocional. Muchas entidades te dan un extra de rentabilidad durante un tiempo: ING con su cuenta naranja, la azul creo que de Banesto, etc…

Yo acostumbro a pillar los depósitos promocionales de ING y cuando se acaban transfiero el dinero sin ningún tipo de complejo a otros bancos donde me traten mejor que la cuenta naranja. ING se enfada durante un tiempo en el que no me deja contratar nuevos depósitos promocionales, pero al final el “tiempo de castigo” expira y puedo volver.


Valores del estado:

Una buena alternativa a los depósitos bancarios.

Regla de oro: recomiendo siempre operar únicamente con valores y cantidades que podamos mantener hasta vencimiento sin vender. Así nos evitaremos tener que operar en el mercado secundario donde perderemos gran parte de la rentabilidad e incluso nos podremos meter en negativo.

Cauce: recomiendo disponer de firma digital (útil para muchos trámites, como presentar el IRPF), entrar en la web del Tesoro y abrir por Internet una cuenta en el Banco de España. A partir de ahí ya puedes operar eligiendo el plazo, la cantidad que quieres meter y si quieres fijar tu rendimiento mínimo (si no llega te quedas fuera) ó si te conformas con el promedio que salga (lo que denominan “petición no competitiva”).

Algunos inconvenientes:

o   El principal es que no sabes el rendimiento promedio que vas a obtener. En la subasta de hace nada, el precio de las letras a un año bajaron del 5 al 4%. Esto lo puedes remediar parcialmente eligiendo una petición “competitiva”, es decir escogiendo previamente el rendimiento mínimo a riesgo de quedarte fuera y perder la comisión del 0,15%.

o   Que tienes que transferir previamente el dinero.

o   Que cuando rescates el dinero te cobran una comisión del 0,15% por la gestión de la transferencia del dinero a tu cuenta.

Las ventajas:

o   Es la entidad más solvente que hay (al menos mejor que cualquier banco).

o   A veces puedes obtener rentabilidades superiores a las que se obtienen en los depósitos. Es una alternativa si has quemado ya determinadas entidades y tienes que hacer penitencia durante 6 meses.

o   El cauce directo a través de la web del Tesoro es cómodo, práctico y rápido.

o   Se permite renovar a vencimiento los valores, evitándote así el cobro de la comisión del 0,15% por la cantidad que hayas reinvertido.


Fondos de inversión:

Teniendo en mente siempre cual es mi objetivo con esto de la renta fija (batir a la inflación) desaconsejo salvo circunstancias macroeconómicas muy excepcionales, la inversión en fondos de renta fija de largo plazo (ante subidas de los tipos de interés se perderá dinero) ó en fondos que inviertan en valores de baja calidad crediticia (ojo a las quiebras).

Se trataría de contratar algo similar a como lo harías con inversión en renta fija privada buscando fondos que inviertan en títulos de calidad y de plazo a corto o como mucho medio plazo (si quieres meter un poco más de “picante” en este apartado).

¿Fondos que me puedan gustar?. Pues depende… Carmignac Securité o el Mutuafondo pueden ser dos opciones seguras de fondos a corto plazo.

Si se busca un poco más de picante pueden escogerse el Barclays el Bonos corporativos, el Bankinter corporativo ó el EDR Eur Corp Bds Mid Term A y el EDR Eur Goverment Bonds Mid Term A de Rothschild.

Un poco más allá van los Carmignac Patrimonie A (en realidad un mixto conservador) y con  Dexia con el BDS World Goverment Plus C.

En fin aquí hay algunos nombres diferentes que puedes mirar. Mi consejo: mírate cada uno de esos fondos fijándote en si (1) los gestores dan la cara; (2) sus porcentajes asignados a RV y RF; (3) sus mayores posiciones y (4) como publicitan sus resultados pasados (no me gustan intereses compuestos de varios años). Y después decide el mix de picante que quieres poner a la renta fija.


Inversión directa en valores de renta fija privada:

Si quieres comprar acciones, como particular dispones de cantidad de brokers que te dan diferentes tarifas, acceso a tiempo real, compra-venta inmediata con conocimiento previo de las horquillas de compra venta, volumen de mercado suficiente y conocido, etc… es un mercado tremendamente eficiente, conocido, suficientemente transparente como para permitir la entrada al particular. Habrá quien diga que el precio de la renta variable es manipulable, pero al menos sabes que compras, a qué precio y con qué comisiones.

Si quieres comprar renta fija de sociedades privadas las opciones son muy limitadas. Es un negocio en el que los precios no son transparentes, las horquillas de compra-venta grandes y difíciles de obtener en tiempo real, el volumen de mercado para el particular ridículo, con muy pocos operadores que den acceso al particular y a comisiones elevadas, etc… un infierno.

Esto hace que para el común de los mortales la renta fija privada sea algo desconocido. Yo mismo no creo que sea un inversor “medio” en España y sin embargo no he pasado de conocer la teoría de la inversión en renta fija privada.

Por tanto lamento profundamente no poder hablar más de esto de la inversión en renta fija privada de forma directa. Únicamente decir que se tenga mucho cuidado de qué se escoja, que se escojan bonos simples, no convertibles, ni preferentes, ni nada raro que te vayan a dar papelitos… En esto de la renta fija tú dejas un dinero y te deben devoilver dinero siempre… y si no es así, no vale.

Recomendaría la opción de inversión directa en renta fija privada a quien tenga al menos 200.000€ destinados a renta fija con objeto de que pueda diversificar en sociedades de diferente solvencia y que además pueda aguantar hasta vencimiento con el fin de que no incurra en oscilaciones temporales en los precios. Si aguantas a vencimiento y el emisor no quiebra sabes seguro cuanto vas a percibir.


Conclusiones:

Para el común de los mortales e incluso para alguno no tan común, recomiendo repartir la inversión en renta fija entre depósitos, valores del estado y fondos, seleccionando el tipo de fondos en función de las expectativas a medio plazo en los rendimientos:

  • Si el interés que se está ofreciendo en los mercados es inferior al 3-4% entonces optaría por fondos de corto plazo ya que es más probable que suba la rentabilidad a que baje; y por tanto si sube le “dolerá” menos a mi inversión.
  • En cambio si la rentabilidad está más allá del 7-8% recomendaría plazos más largos ya que lo previsible sería que el rendimiento se redujese y por tanto los fondos de más largo plazo se beneficiarían de dicha reducción.

Tenga en cuenta también que cuanto más se apalanque en fondos, menos certeza tendrá en el rendimiento de su renta fija y cuanto más largo sea el plazo de los valores de dichos fondos menos certeza sobre sus resultados.


…y prevenciones

En este punto debemos recordar el título del blog: el inversor prudente. Y recordemos que la inversión en renta fija es aquella inversión “segura” que no queremos exponer al mercado. El objetivo de esta parte no es ganar dinero, sino no perderlo. El éxito en este apartado es “simplemente” batir a la inflación.

Por tanto mi consejo para el común de los mortales sería hacerse con un buen depósito (que hoy están en torno al 4 -5%), un par de fondos de renta fija de corto plazo o como mucho medio plazo y de vez en cuando alguna letra del tesoro a un año cuando sus rentabilidades superen el 4%.

E insisto: no me gusta, yo mismo no lo hago bien. Sí consigo buenos resultados en renta variable, pero en renta fija no soy bueno… no me gusto… siento que me toman el pelo… no bato la inflación… y a duran penas consigo resultado positivo… en general me hubiera ido mejor metiéndolo todo en depósitos… y el problema es que alguna vez me olvido de que.. (y repito para que se me grabe):

El objetivo de esta parte no es ganar dinero, sino no perderlo… y el éxito es “simplemente” batir a la inflación.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,

voy a plantearte una duda que quizá no vaya directamente relacionada con esta entrada, pero como es la última que has escrito será más fácil verla.

Para la parte de mi cartera que está destinada a renta variable; y, en el caso de no tener suficiente dinero (creo que tú recomendabas 50.000 €) como para ir comprando varias empresas individualmente hasta formar una cartera bien diversificada; ¿cómo ves los fondos indexados o los ETF'S?

Me gustan bastante, pero no conozco a nadie que los use, los estudios parece que dicen que a largo plazo la gestión pasiva de estos productos supera en rentabilidad a la gestión activa de la gran mayoría de fondos.

Gracias por adelantado.

El Inversor Prudente dijo...

Te respondo en dos comentarios. El primero sobre la gestión activa:

Creo que un buen fondo indexado a la larga (y a veces a la corta) supera a muchos de los fondos activos que se comercializan. La clave está en que tengan bajas comisiones. No estaría justificada una comisión elevada para un fondo "tonto" de gestión apsiva.

También es básico elegir bien el entorno macro al que te referencias: ¿Ibex?, ¿Eurostoxx?, ¿Dow?, ¿algo global?...

Sobre ETFs yo no los uso. Les veo algún inconveniente frente a los fondos. Por ejemplo el tema de que no permite traspasos (peor tratamiento fiscal), que reparte dividendos (preferiría que como los fondos los empleasen en reinversión) y que en la compra/venta pierdes la horquilla de precios. A favor que para capitales pequeños/medianos permiten una diversificación muy buena basada en fondos indexados y con comisiones más bajas.

El Inversor Prudente dijo...

Ahora sobre gestión activa:


A partir de la próxima entrada comenzaré a hablar de la gestión de la parte de renta variable. Bueno... en realidad la próxima será el balance de 2011 pero ya se verá que yo sí creo que una buena gestión activa puede ser positiva.

No me gustará la renta fija, pero sí me gusta la renta variable y sí creo que determinada política de selección de activos aporta valor.

Fondos que tengan una buena gestión activa hay poquitos poquitos... a mi me gusta la gestora Bestinver (somos casi como una secta) pero con el inconveniente de que debes deajr el dinero un mínimo de tiempo o te crujen; Carmignac puede ser también una buena opción; los de la Organización de Consumidores suelen aconsejar también el Metavalor Global y los de Aviva.

Personalmente yo tengo mi renta variable repartido en un 30% en el Bestinver Internacional (me gusta menos España que el resto del mundo) y un 70% en valores. EL BEstinver Internacional lo tengo desde hace mucho tiempo y a veces suele requerir tener sangre fría.. pero no lo hacen mal.

Si no puedes aguantar el plazo de salida sin comisión, le echaría un ojo a los fondos de Metagestión (los voy siguiendo con interés creciente) y de Carmignac a través de SelfBank (menores comisiones).

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la respuesta, he estado un poco off-line en Navidad :D

Ya estoy con ganas de leer la entrada que comentas, sobre la gestión de la parte de renta variable.

Saludos