viernes, 30 de diciembre de 2011

BALANCE PERSONAL DEL AÑO 2011

Aunque estamos a falta de una sesión para el cierre de final del año 2011 y aunque no tendré la valoración exacta de cierre de ejercicio de los fondos hasta primeros de enero, voy a realizar ya el balance anual ya que dispongo de tiempo y los resultados no variarán de forma relevante.

Trataré de aprender con la reflexión sobre mis propias acciones: ¿he seguido el método que trato de difundir?. ¿Cuáles han sido los aciertos y los errores?. ¿Puedo aprender de los errores?. ¿Qué rendimiento he obtenido en cada apartado?. ¿Es un rendimiento aceptable en términos de rentabilidad-riesgo?

Trataré de buscar una respuesta a cada una de esas preguntas para mi propia cartera real y con ello trataré a su vez de mover a la reflexión a los lectores.

A continuación os expondré un gráfico con la evolución del IBEX 35, la evolución de mi cartera global y la descomposición de este en la parte destinada a renta variable (RV) y la parte de renta fija (RF).

Donde hablo de renta variable incluyo fondos de renta variable y acciones. Donde hablo de renta fija incluyo depósitos, fondos de renta fija, letras del tesoro y liquidez ocasional.

Pues bien expresado todo en base 100 esta es la evolución del año:



Observamos como los mercado experimentaron una fuerte subida en enero, languidecieron durante 3 meses y luego sufrieron una caída prácticamente continua hasta tocar fondo en septiembre. A día de hoy el Ibex acumula una pérdida anual del -14,0%.


¿Cómo se ha comportado mi cartera global?


El rendimiento global de mi cartera a final de año ha sido del -4,3% (línea azul contínua), bastante mejor que el Ibex (línea punteada). A esto ha contribuido decisivamente el peso del 50% de la renta fija que he establecido en función de mi particular “riesgo máximo permitido”.

Si hubiese sido un adivino habría invertido al 100% en RV hasta abril y a partir de ahí habría pasado todo al 100% a renta fija hasta septiembre, para volver entonces otra vez a la RV. Pero si fuese un adivino no estaría donde estoy, estaría haciendo primitivas y disfrutando del dinero.

Como esto de hacer predicciones es muy difícil (sobre todo cuando es a futuro…) fijo mi “riesgo máximo permitido”, establezco mi “ecuación de asignación de activos” (en mi caso 50%RV/50%RF) e invierto sin saltarme mi propio riesgo y sin tratar de jugar a aprendiz de brujo.

El resultado en términos de “rentabilidad-riesgo” es decepcionante si se mira aisladamente (una caída del -4,3% siempre lo es), pero si se pone en contraste con los mercados es muy adecuada (9,8 puntos de diferencia a favor de mi cartera).


¿Cuáles han sido las claves de mi comportamiento que han influído en el resultado anual?

En primer lugar, el hecho ya comentado de determinar mi “riesgo máximo permitido” y a partir de él establecer mi “ecuación de asignación de activos” en el 50% RF / 50% RV (cada uno tendrá su propia ecuación).

El mantenimiento de este porcentaje de asignación de activos es el hecho que más condiona el rendimiento de mi cartera. Más que la propia selección de un valor particular (sobre todo cuando hay una adecuada diversificación).

Los movimientos más relevantes en mi cartera a lo largo del año se indican a continuación, poniendo en una segunda columna las consecuencias a posteriori:

Mes
Movimiento
Consecuencia
Enero
Cambio de dos valores de RV aprovechando para reducir la exposición a la RV tras la subida de diciembre.
Me pierdo parte de la subida de enero.
Febrero
Cambio de fondos de RF.
A toro pasado han funcionado mejor que los previos, pero peor que unos simples depósitos
Marzo
Llegada de ahorro que reparto entre RF y RV, pesando más la RF para mantener el equilibrio 50/50.

En máximos de año invierto en RV y RF. Menos mal que atiendo a la ecuación 50/50 y dedico más aportación a la RF
Agosto
Llegada de ahorro que destino a la RV, tras las caídas.
De momento contribución positiva.
Septiembre
Vencimiento de depósitos que aprovecho para pasar parte a RV y recomponer el 50%/50% tras las caídas.
De momento contribución positiva.
Octubre
Desequilibrio a favor de la RF que no aprovecho para recomponer por falta de tiempo.
Este sería el mayor error del año. Perdí una ventana de una semana en el que pude poner a salvo ganancias en RV pasándolas a RF.



Hablemos en este apartado de las decisiones sobre asignación de activos (no sobre la selección de valores que luego tocaré):

El comienzo del año se vió condicionada por la subida previa del mes de diciembre, que hizo que en enero recompusiese la cartera y liquidase parte de la posición de RV. Esto hizo que me quedase algo atrás en la subida de enero. Fue un acierto desde el punto de vista del método, pero el “timing” no me acompañó (cosas que hay que saber llevar).

En marzo, llegó ahorro nuevo que destiné más a RF que a RV. Un acierto a largo plazo en un momento en el que estando en positivo muchos hubieran optado por ser “más arriesgados”. Aquí el “timing” sí me acompañó, al menos parcialmente.

En agosto y septiembre se junta llegada de ahorro nuevo con un vencimiento de depósitos que aprovecho para dar más peso a la RV, tras las caídas del verano. Hasta la fecha es un acierto…

…pero tanbién me generó una oportunidad perdida… y es que tal y como confesé en “Ni usted ni yo somos Warren Buffet - II”, la fuerte subida de octubre la cogí bien cargadito y con la cartera recién recompuesta y durante una semana tuve una clara oportunidad de venta, para recomponer de nuevo el 50%RV / 50% RF. Oportunidad que incluso anuncié… pero que a la hora de vender, en lugar de elegir el valor a vender de forma rápida, decidí esperar a tener tiempo para escoger “el mejor” valor a vender…. y no saqué tiempo… y para cuando lo saqué el mercado volivió a caer y mi ecuación 50%RV / 50%RF se recompuso sóla sin haber pasado a puerto seguro las ganancias previamente conseguidas.

Este sería el mayor error hasta la fecha. Si no lo hubiese tenido mi resultado global habría sido del -3,5% aproximadamente en lugar del -4,3%. Casi un punto de diferencia.

De forma gráfica las principales decisiones se verían así, indican en verde las acciones que contribuyen a que el porcentaje de RV aumente, en naranja las decisiones que contribuyen a que el porcentaje de RF aumente y en negro la oportunidad perdida.



Se ve bastante bien cómo el método de mantener tu % de riesgo en un ratio constante, ayuda a alguien con un perfil prudente a tomar las decisiones correctas sin jugar a ser aprendiz de brujo.


¿Cómo se ha comportado la parte de renta fija?

 Tiene un rendimiento del +1,1%, por tanto rendimiento positivo, pero no bate la inflación ni los depósitos promocionales de varias entidades (sobre el 4%). Por tanto digo lo contrario que dije en el resultado global:

El resultado en términos de “rentabilidad-riesgo” es bueno si se mira aisladamente (una subida en RF siempre lo es), pero si se pone en contraste con los depósitos o con la inflación es mala (2,9 puntos de diferencia en contra de mi cartera).


No me gusta la renta fija. Ha sido un año complicado en este apartado. He recompuesto los fondos de renta fija, pero aunque estos han funcionado mejor que los previos, no han sido capaces de ganar a las mejores ofertas de depósitos.

Habría hecho bien saltando todo el dinero de la RF de depósito promocional en depósito promocional. Habría hecho bien en dar mayor peso a los depósitos frente a los fondos de renta fija. Hoy es fácil decirlo...lo difícil era decirlo en enero.

Mi conclusión en este apartado es que mi selección de activos en RF no ha sido adecuada y eso me ha perjudicado aproximadamente en un 1,5% el rendimiento del global de la cartera.


¿Cómo se ha comportado la parte de renta variable?

Tiene un rendimiento negativo del -9,1%. Un rendimiento negativo que supone un resultado bueno comparándolo con el del Ibex (-14,0%).

El resultado en términos de “rentabilidad-riesgo” es decepcionante si se mira aisladamente (una caída siempre lo es), pero si se pone en contraste con los mercados es muy adecuada (4,9 puntos de diferencia a favor de mi cartera).

La selección de activos en el caso de la renta variable ha sido buena. Al principio del año parece que no funcionó (creo recordar que el tirón lo dieron los bancos y de esos no tenía casi nada), pero poco a poco mi cartera recuperó posiciones destacando el comportamiento de los meses de abril, mayo, julio y octubre.

Mi conclusión en este apartado es que mi selección de activos en RV sí ha sido adecuada y eso me ha beneficiado aproximadamente en un 3,3% el rendimiento del global de la cartera.

Conclusiones del año y lecciones aprendidas:

Mis conclusiones sobre el año se recojen de forma esquemática en esta tabla (fondo verde los resultados que considero buenos, y fondo rojo los que considero malos):


RendimientoAportación ecuación activos"Tempo" en la asignación de activosAportación selección activos
Global-4,3%9,8%-0,8%1,8%
RV-9,1%4,95%-1,6%6,6%
RF1,1%15,08%0,0%-2,9%


  • El rendimiento global (-4,3%) ha sido bueno en comparación con la evolución del mercado. Este rendimiento (primera columna) se compone de un +1,1% en el apartado de RF (malo) y de un -9,1% en el de RV (bueno).

  • La política global de asignación de activos ha sido absolutamente determinante con una contribución positiva del +9,8% sobre lo que habría tenido sin dicha política condicionada por mi riesgo asumible (segunda columna). Este es el hecho que más ha aportado al buen resultado global.

  • El “tempo” en la asignación de activos me ha restado un rendimiento adicional de un 1,6% en la parte de RV, o lo que es lo mismo un 0,8% en el global. Lección aprendida: si no tienes tiempo para elegir activo, sácalo ó vete a por el más evidente (que siempre hay alguno).

  • La selección de activos en RF no ha funcionado. Si hubiese elegido de forma mejor los activos de RF (simplificando la decisión), el rendimiento de la parte de RF hubiese mejorado un 2,9%.

  • La selección de activos en RV sí ha funcionado. Gracias a haber elegido bien los activos de RV, he tenido una contribución postiva en el rendimiento de la RV del 6,6%.

En resumidas cuentas que he estado muy bien en la política general de asignación de activos y también muy bien en la selección de activos de RV. Por el contrario he estado bastante mal en la selección de activos de RF y algo mal (más bien lento) en el “tempo” en la asignación de activos.


¡¡¡ FELIZ 2012 PARA TODOS !!!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el blog. Feliz año nuevo.

El Inversor Prudente dijo...

Sí... FELIZ AÑO 2012

Que este año que comienza tan mal desde el punto de vista de las medidas fiscales consiga enderezarse por el camino.

Que al menos el dinero que nos van a birlar sirva para algo útil y no para permitir que el choriceo al por mayor continúe.

Que valga para crear empleo y que nuestros amigos y familiares a los que se les ha llevado por delante la ola del paro puedan volver a sentirse útiles.

Y espero y deseo que estas medidas tan sangrantes para el ahorro sean las más duras que tengamos que soportar y que sean temporales.

Aunque sinceramente creo que en unos meses veremos subir el IVA para todos....

Ya ven, en esto de la economía soy escéptico para este año.... esperemos que en el resto de aspectos NOS VAYA PERO QUE MUY BIEN.

Besos para ellas y abrazos para el resto,