miércoles, 19 de octubre de 2011

LAS OTRAS DIVERSIFICACIONES: tiempo, sectores, países, monedas, etc…

Tras varias entradas disertando sobre la diversificación en número de valores y pesos toca ya hablar de otros tipos de diversificación para reducir los riesgos.

Un inversor que tenga seleccionados 10 valores bancarios no estará diversificado, otro que tenga 10 valores todos en España tampoco lo estará; incluso aquel que tenga toda su inversión concentrada en una sólo moneda tampoco estará suficientemente bien diversificado.

Aconsejo analizar la cartera y componer una tabla considerando los sectores en los que se está invertido, otra con los países y otra con las monedas. Quedaría algo así:

Sector
Peso
País
Peso
Moneda
Peso
Financiero (banca / seguros)
15,60%
España
25,6%
Propia (€)
77,6%
Consumo
17,50%
Alemania
9,1%
Libra
15,9%
Alimentación

Italia
3,0%
US dólar
6,5%
Distribución

Portugal
8,9%
Farmacia
6,50%
Francia
18,0%
Energía
18,30%
Holanda
13,1%
Quimico

EuropaEuro
52,0%
Automoción
17,70%
UK
15,9%
Industrial
5,30%
USA
6,5%
Construcción

Ocio

Telecomunicaciones
19,10%
Tecnología



En este ejemplo he guardado los consejos que daría a todo inversor medianamente prudente con alguna salvedad. Primero los consejos:

  • Evitar concentraciones excesivas en un mismo sector: que ningún sector supere el 20% de tu cartera. Si lo supera debes reducir tu exposición a dicho sector.
  • Evitar concentraciones excesivas en un mismo país: que no tengas en ningún país (incluido el tuyo) más del 30% de tu cartera.
  • Lo anterior también aplicaría a países que sean demasiado similares: como por ejemplo los emergentes (Brasil, China, India) o los PIIGS (Portugal,  Irlanda, Grecia, España). En el ejemplo se podría criticar que los llamados PIGS pesan más del 30% => España y Portugal suman el 34,4%, razón por la que habría que reducir algo dicha exposición.
  • Evitar concentraciones excesivas en una moneda, en especial si no es la propia del inversor: tener al menos un 30% invertido fuera de la moneda propia. En el ejemplo se puede criticar que el euro pesa más del 70% y es un riesgo excesivo que se debería reducir (más en los tiempos que corren).

Como principios generales están bien, pero ¿qué matices habría que hacer a las afirmaciones anteriores?.

El fundamental es que el riesgo no lo determina el país en el que un valor cotiza (o su moneda), sino los países en los que una empresa cotizada opera (y sus monedas).

Si tu compras Santander y tiene el 70% de sus ventas (me lo invento) fuera de España, deberías considerarlo como que sólo el 30% del valor pesa en España; igualmente si un 40% de su mercado es U.K. deberías considerar el 40% de su peso en moneda “libra esterlina”.

Para que se entienda mejor, si la libra se hunde, por más que el beneficio del Santander en el Reino Unido sea fenomenal, al consolidarlo con las cuentas españolas se quedará disminuido por el efecto moneda. Por tanto el Santander está expuesto al riesgo del tipo de cambio libra/€.

Vamos por último a cerrar con la diversificación más curiosa de todas: la diversificación en el tiempo.

Si dispones de una cantidad a invertir, puedes equivocarte en el “tempo” de la inversión. Puede que tengas mala suerte y escojas un momento álgido del “mercado” o de tus valores seleccionados. Por ello una estrategia adecuada es la de repartir el dinero a invertir en “paquetes” e ir invirtiendo en periodos temporales predefinidos (por ejemplo los días 15 de cada mes). Es el llamado “dollar cost avering”.

La gran ventaja psicológica de esta estrategia es que si el mercado baja y seguimos inmersos en el programa de inversión, la situación debe ser intrepretada por el inversor como un “momento de rebajas” en el que el nuevo dinero a invertir tiene la oportunidad de rendir mucho y bien.

En la estrategia de inversión que aconsejo, mezclo la estrategia de ratio constante predefinida, con la inversión del ahorro periódico en el “lado” que nos interese (renta variable o fija) para mantener la inversión. Pero el hecho de que el ahorro suela tener periodicidad mensual no deja de ser una suerte de diversificación temporal forzada.

Aplicar mensualmente el ahorro (al menos cuando junte una cantidad razonable) es una forma de forzar la diversificación temporal, de forma que la inversión de los nuevos ahorros en momentos “bajos” nos deba parecer atractiva.

En la próxima entrada trataré de cerrar este largo camino recorrido por la diversificación para analizar al amigo “Buffet”, el rey de la concentración de activos. La antítesis de la diversificación.

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Me ha gustado tu entrada, sigue así con el blog.

Me gusta lo didáctico de tus entradas, ya estoy a la espera de las siguientes.


Saludos

El Inversor Prudente dijo...

Gracias Eduardo.

El objetivo del blog es difundir ciertas normas básicas de inversión que debería observar el común de los mortales.

Ayudar a que el pequeño inversor sea más difícil de manipular y arruinar. Y para ello es básico que sea didactico, así que me encanta oir tu comentario.

Anónimo dijo...

Bueno creo que mi comentario de ayer deberia haber ido mas o menos por aqui,o incluso en la anterior(pero es que nos tienes un poco olvidados a los pequeños inversores jejeje).
Aprovecho de nuevo para agradecer tu trabajo,y sigo devorando el blog dia a dia(leyendo y releyendo que siempre se escapan cosas...)
Un saludo de Roberto(lector en silencio,ahora ya no tanto)y disfruta de tu descanso.