lunes, 12 de septiembre de 2011

COMPENSACIÓN DE RIESGOS - IV


Vamos a proceder a invertir el escenario planteado en las secciones anteriores: realicemos una simulación en la que en primer lugar se den las bajadas que hemos vivido recientemente en el mercado y después sumemos tres alzas consecutivas de los mercados de renta variable del 8%.


Escenario en “V”:

Tras realizar los números pertinentes esta sería la actuación de nuestro prudente amigo Gonzalo:

mes
IncRV
rv
Rf
Ecuación
desequilibrio
ahorro
0
0,00%
100.000
100.000
50%RV / 50%RF
0
0
may
-5,00%
95.000
100.250
49%RV / 51%RF
-2.625
1.500
jun
1,00%
95.950
100.501
49%RV / 51%RF
-2.275
3.000
jul
-11,00%
85.396
100.752
46%RV / 54%RF
-7.678
4.500
ago
-6,00%
80.272
101.004
44%RV / 56%RF
-10.366
6.000
ago'
0,00%
93.638
93.638
50%RV / 50%RF
0
0
1
8,00%
101.129
93.872
52%RV / 48%RF
3.628
1.500
2
8,00%
109.219
94.107
54%RV / 46%RF
7.556
3.000
3
8,00%
117.957
94.342
56%RV / 44%RF
11.807
14.500
3'
0,00%
113.399
113.399
50%RV / 50%RF
0
0


La cartera de renta variable iría cayendo a ritmo del mercado hasta finales de agosto, cuando los desequilibrios ya superan los 10.000€ y siguiendo el método explicado tocaría recomponer la cartera aprovechando la ocasión para invertir el ahorro.

En la recomposición venderíamos renta fija para pasarla a renta variable y aplicaríamos todo lo ahorrado a la renta variable.

A continuación se enlazan las tres alzas mensuales consecutivas del 8%, al final de las cuales se haría una recomposición inversa pasando renta variable a renta fija y aplicando el nuevo ahorro a la renta fija.

Veamos ahora la evolución mensual del capital del amigo Gonzalo y comparémosla con la de nuestro arriesgado amigo Javier, descrito en la sección anterior:


mes
IncRV
ahorro
capital invertido
capital disponible - Gonzalo
capital disponible - Javier
0
0,00%
0
200.000
200.000
200.000
may
-5,00%
1.500
201.500
196.750
191.500
jun
1,00%
3.000
203.000
199.451
194.915
jul
-11,00%
4.500
204.500
190.647
174.974
ago
-6,00%
6.000
206.000
187.276
165.976
1
8,00%
7.500
207.500
196.501
180.754
2
8,00%
9.000
209.000
206.326
196.714
3
8,00%
20.500
220.500
226.798
223.951



Veámoslo gráficamente:



Nuestro prudente amigo Gonzalo ha llevado bastante bien los tiempos iniciales de crisis. Su capital mínimo a finales de agosto fue de 187.276€, con una caída desde el inicio de 12.724€. Algo asumible teniendo en cuenta que está dispuesto a aguantar una caída de 50.000€.

En ese mismo periodo el amigo-poco-prudente Javier ha sufrido de lo lindo viendo como su capital caía hasta los 165.976€, una dolorosa pérdida de 34.024€ desde el inicio. Dolor de muelas, mal humor y noches de insomnio. Y lo que es peor su capitulación total o parcial podría ocurrir perdiéndose las subidas posteriores.

Pero dejemos tranquilo al amigo Javier asumiendo que tiene el estómago bien blindado, que no vende nada y que sigue apostando con el nuevo ahorro por la renta variable. Entonces se producirá el milagro de la recuperación durante las tres alzas consecutivas del 8%, para llegar al final a niveles similares a Gonzalo.

Al final el prudente Gonzalo sale con 226.798€, un beneficio “poco sufrido” de 6.298€ sobre el capital invertido, mientras que el arriesgado Javier suma un beneficio “muy sufrido” de 3.451€. Mucho sufrimiento para encima quedar por debajo del prudente Gonzalo.

Esto es gestionar riesgos de una forma clara y sencilla para el inversor promedio.

En la próxima entrada veremos un resumen de lo ocurrido y reflexionaremos sobre la importancia de establecer correctamente el “riesgo máximo permitido”.

No hay comentarios: