miércoles, 13 de julio de 2011

ILUSTRANDO EL MÉTODO BÁSICO


El objetivo básico del método descrito es ayudar al inversor a determinar los porcentajes deseables de asignación de activos entre los diferentes tipos de activos (de forma simplificada renta variable y renta fija / depósitos) de modo que se respete el límite de riesgo que está dispuesto a asumir.



 
En mi experiencia, el orden adecuado para realizar una correcta estrategia de inversión a largo plazo debe ser necesariamente el descrito en la entada anterior; comenzando por la determinación de la cantidad a invertir, continuando por la determinación del riesgo al que se está dispuesto a asumir, después determinando la composición del mix renta fija / renta variable y por último y sólo al final eligiendo los activos de forma adecuada.

Cualquier alteración en el orden de estos tres pasos llevarán necesariamente a una estrategia errónea. Por ejemplo si compramos acciones antes de saber cual es la cantidad de riesgo que estás dispuesto a asumir. O por ejemplo si compras acciones sin saber cual es el nivel de diversificación que debes emplear.

Al igual que la mayor parte del público que se siente atraído por el mundo de la bolsa lo hace especulando cuando cree que invierte; los inversores de verdad muchas veces ignoran el riesgo que están asumiendo y cuando de vez en cuando este se materializa con ocasión de las crisis cíclicas que inevitablemente viviremos todos, se ve simplemente arrollado por los acontecimientos.

Justificaré mi afirmación de que la mayor parte del público especula en vez de invertir: es muy común encontrarse en el gran público con uno de estos tres perfiles de “inversores”:

Inversor” A: lo podemos oír en la radio todos los días en las consultas típicas de valores de bolsa, en los programas dedicados a esto de la bolsa:

- He comprado hace dos días unas acciones de XXX empresa. ¿Qué cree que va a hacer a medio plazo la acción?
- A ver que nos dicen los gráficos… sí ya lo tengo….si pierde los 6 € venda y si supera los 6,3€ entonces se puede ir a 6,5€.
- Ah vale, enhorabuena por el programa.


- Hola, llamé hace 3 días les dije que había comprado acciones de XXX empresa y como me ha dado miedo he vendido. Ahora veo que está en 6, 4 € y me arrepiento, ¿Qué hago?
- Uf, pues ha vencido una zona de resistencia y el programa indica compra.


- Hola, tengo acciones de XXXX a 6,4 €. Estoy desesperado porque la acción se ha ido a 5€ y no sé si comprar más o tirarme por la ventana….

¿Les suena?. Eso es especular, no invertir. Eso es lo más parecido a jugar a la ruleta y desgraciadamente es lo que hace una masa no despreciable de gente.

Inversor” B: mira atentamente la evolución gráfica del valor a lo largo de diferentes series temporales, un año, dos, 6 meses, últimas semanas… edita series de valores promedio de diferente número de cotizaciones… pinta rayas y más rayas …descubre banderas, martillos, hombros, cabezas, techos y suelos….

Se trata del “analista técnico”. Los hay muy convencidos que sueltan discursos de si la psicología humana, de que si en un método que se realimenta a sí mismo, de que en ciertos niveles todos compran o todos venden….

Suena muy gracioso cuando te dicen que está en una zona soporte muy sólida y que por tanto hay que comprar porque lo más probable es que suba, pero que si pierde la zona soporte que entonces venda.

También suena gracioso cuando se produce un suceso inesperado (una opa, un profit-warning, una decisión de ampliación de capital…) y de repente ya no valen las rayitas de hace diez minutos y hay que hacer otras.

Y lo mejor es cuando te dicen que esperes a comprar a que suba de no-sé-que-valor… pero vamos a ver…. si quiero comprar ¿porque tengo que eperar a que sea más caro?.

Muchos me retirarán la palabra pero para mi son lo más parecidos a los cabalistas de la edad media, que se chutaban cualquier porquería y veían figuras de todo tipo y condición.

Inversor” C: este es el que me merece más respeto. Es aquel que se basa en datos públicos para tratar de analizar empresas y descubrir así empresas sub-valoradas.

El asunto tiene miga, pero carece de graves problemas:

  • El más importante es que si los datos son públicos y notorios, los inversores profesionales ya los habrán cotizado y por tanto el precio ya ha descontado esos números.
  • Otro relacionado es que si a pesar de lo anterior la empresa te resulta barata es porque estarás ignorando ciertos riesgos que no has metido en tu ecuación.
  • Luego está la opción de que simplemente los datos publicados sean falsos o escondan manipulaciones contables.
  • Y por último y una de las más importantes objeciones: mirar datos del pasado y proyectarlos hacia el futuro es una cosa muy arriesgada. Que hoy sea una empresa petrolera tenga un incremento del beneficio muy alto, no quiere decir que el crecimiento se vaya a mantener. Podría entrar en pérdidas de la noche a la mañana por un problema de un vertido ó porque el precio del petróleo se hunda o porque sus exploraciones petroleras fracasen o porque un dictadorzuelo les expropie ciertas propiedades.


Aunque los he puesto en orden del que menor al que mayor respeto me merecen todos tienen graves problemas en sus planteamientos.


Pero además, y de esto iba esta entrada, todos comparten el mismo riesgo: empezar la casa por el tejado y que a la hora de la verdad caigan en la trampa de que la avaricia les haga saltarse sus propios límites de riesgo, simplemente porque no son conscientes de dicho límite.

Que hagan sus consultas radiofónicas, sus rayas cabalísticas o sus interminables números, “descubran” lo que consideren una o varias acciones “hiper-cholol- que-sólo-puedan-subir-porque-los-astros-se-han-alineado”, que se lo crean y que poco a poco metan más dinero del que pueden arriesgar en bolsa.

Si a la primera pierden, no pasa nada. El problema es que empiecen ganando, ya que la avaricia se retroalimenta y eso hace que el hombre repita sus consultas o sus sesudos análisis y pase a arriesgar más. Si antes le funcionó ¿porqué no ahora?.

Y así el amable padre de familia que ayer veíamos que no debía invertir más de 80.000 € en renta variable, acaba olvidándose de todos los cálculos y metiendo sus 200.000€ en bolsa… carne de cañón… justo en ese momento el puñetero mercado dará una bajada del 15% y se quedará sin 30.000 € de golpe, sin coche este año y con cara de tonto…

Y si aprende y es joven aún le habrá salido barato.

Este es el objetivo primordial de este método simplificado: ser capaces de definir el umbral de riesgo y concretar una cartera que respete dichos límites

3 comentarios:

RAFAEL MARTINEZ MORENO dijo...

Hola, por lo que he leÍdo hasta ahora, creo que es lo más razonable que he leído en mucho tiempo, perdón por repetirme.

Alvaro Musach dijo...

Eliminado el comentario repetido y como ya he dicho emocionado de ver movimiento en las entradas del 2011.

José Roberto Ortiz dijo...

¿Es verdaderamente irracional la bolsa?. Me cuesta un poco creerlo.
Existen unas supuestas "manos fuertes" que dominan el mercado (al menos, aparentemente)y parecen que no les afectan los vaivenes del mercado.

Muy bueno este blog.
Saludos.